Pymes

Nomad: el restaurante que abrió sus puertas y dos días después se enfrentó a la pandemia

Actualmente el negocio sigue avante y con proyectos que se cocinan para cuando pase la crisis sanitaria

El restaurante Nomad abrió sus puertas el viernes 13 de marzo con la esperanza de ofrecerle a sus clientes un menú diferenciado que se basa en gastromía internacional.

Las ventas de esa cena del viernes, y del día sábado estuvieron mejor de lo que sus fundadores se imaginaron. Todo cambió cuando el domingo 15 de marzo las autoridades de salud anunciaron las medidas de distanciamiento social.

De la noche a la mañana, literalmente, Nomad se enfrentó a un reto inesperado. Frustración, estrés e incertidumbre, fueron parte de las emociones que sintieron Jendry Mathieu y Marco Monge, dueños del negocio.

Sin embargo, ellos supieron sacudirse y seguir adelante con su restaurante, pues confían en el potencial que tienen y que esta crisis pasará.

Estrategia

La historia de Nomad se remonta en 2015, cuando Mathieu y Monge decidieron emprender juntos en el mundo de la gastronomía.

Ellos comenzaron con Waffle House, un restaurante ubicado en San Pedro de Montes de Oca y que estuvo activo durante tres años.

En diciembre del 2019, los emprendedores decidieron buscar un nuevo local y se encontraron con el centro comercial Vía Guayabos en Curridabat.

Al ver esta nueva ubicación, Mathieu y Monge decidieron apostar por un menú más maduro, con mayor oferta y enfocado en platillos de América, Asia y Europa.

Así nació Nomad.

Los fundadores de este restaurante son apasionados por los viajes y por probar la gastronomía que les ofrece sus destinos. Esta sensación es la que le quieren transmitir a sus comensales.

La apertura se dio del local se dio en medio de alegría y optimismo. Las ventas calentaron, pero la pandemia lo cambió todo.

“Teníamos apenas día y medio de funcionar cuando el 15 de marzo se anuncian las medidas de cuarentena (...) de repente las ventas bajaron más de un 90%”, relató Mathieu.

Al ver este panorama, ellos tuvieron claro que tenían que actuar inmediatamente.

Para ellos fue lamentable tener que reducir su personal, así como acogerse a la reducción de jornada laboral en un 50% del tiempo, a pesar que tenían los requisitos para solicitar la de 75%.

En Nomad saben que estas medidas son temporales y que eventualmente podrán retomar la normalidad, así que comenzaron a hacer todo lo posible para sobrevivir.

El primer paso fue acatar al pie de la letra las recomedaciones del Ministerio de Salud.

Con ayuda de sus redes sociales, crearon una estrategia para estimular las ventas.

De la mano del servicio exprés, motivaron a sus clientes para que ordenaran a través de Uber Eats o bien con promociones durante días específicos para ofrecer el transporte gratuito para quienes se encuentran a 3 kilómetros a la redonda del local.

También ofrecieron la modalidad de ordenar y retirar en el restaurante la comida para comer en casa.

Propiamente en el restaurante, redujeron al 50% la capacidad de personas que pueden estar dentro, y separaron las mesas a 1,8 metros de distancia para que las burbujas sociales tengan el distanciamiento adecuado.

El personal utiliza permanentemente las mascarillas, tanto para atender al público como para la preparación de los alimentos.

Así como la constante desinfección de utensilos y superficies.

“Muchas de las medidas que hasta hoy aplicamos, llegaron para quedarse. Y van a formar parte de la nueva normalidad y sentimos esto puede contribuir a que nos protejamos ante nuevas amenazas de salud”, añadió Mathieu.

El personal de Nomad está enfocado en ofrecer una experiencia positiva a sus clientes y que se sientan en un lugar seguro.

Al cumplir con todas las medidas de higiene y con un trato amable, sus fundadores consideran que la experiencia de cara al cliente es el gran diferenciador para generar fidelidad.

“Nuestra meta es que ellos se lleven una experiencia más allá de un plato”, dijo Mathieu.

Mientras la pandemia pasa, en Nomad cocinan nuevos proyectos para cuando se retome la normalidad de operaciones en el país.

Conciertos con música en vivo, cenas temáticas, catas de vino, celebraciones privadas y ferias con otros emprendedores de la zona para intercambiar productos, son parte de las aspiraciones de esta empresa.

Consejos

De la experiencia de Nomad, su fundadora Jendry le ofreció consejos para otros empresarios que están atravesando una situación similar.

1. Establecer alianzas comerciales con proveedores y otros emprendedores para estimular la economía y dar a conocer otros productos.

“Hemos tenido momento durísimos, pero no dejemos que esto nos baje el ánimo. Sabemos que juntos vamos a salir de esta”, enfatizó Jendry.

2. La pasión que ellos como fundadores sienten, la tratan de transmitir a sus clientes.

3. Ofrecerle a los clientes un espacio seguro, de relajación y compartir una sonrisa para ayudar a mejorar el estado de ánimo de los clientes.

4. Reinventarse e innovar. Si algo no funciona, intentarlo de otra forma.

Krisia Chacón Jiménez

Krisia Chacón Jiménez

Es periodista de la sección de Tecnología de El Financiero.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.