Por: María Fernanda Cisneros.   10 julio
El impacto de la roya fue uno de los mayores golpes que recibieron los pequeños productores, al lado de los efectos del fenómeno El Niño y la desaceleración económica. En la fotografía, una finca de la variedad de café Costa Rica 95 que tuvo manifestaciones de la roya, en la península de Nicoya. Foto: Cortesía Icafé
El impacto de la roya fue uno de los mayores golpes que recibieron los pequeños productores, al lado de los efectos del fenómeno El Niño y la desaceleración económica. En la fotografía, una finca de la variedad de café Costa Rica 95 que tuvo manifestaciones de la roya, en la península de Nicoya. Foto: Cortesía Icafé

La micro y pequeña empresa enfrenta problemas para atender a tiempo sus deudas, y al mismo compás, el financiamiento otorgado a este sector crece mucho menos que en el pasado.

Aunque el historial de pago de estas compañías se vio afectado recientemente, la menor demanda de crédito explica la caída en el dinamismo de la cartera de los préstamos para pymes. La incertidumbre afecta a este sector más que a cualquiera.

La banca, ante la clara desaceleración del crédito y como respuesta al llamado de los supervisores, redujo las tasas de interés para prestar al sector productivo, incluidas las pymes.

Si tiene un pequeño negocio, posiblemente dude si es un buen momento para adquirir un financiamiento. El punto de partida es responder, ¿cómo le va a su empresa? ¿está en crecimiento o no?

Pymes golpeadas

En Costa Rica existen alrededor de 108.079 microempresas (de 10 empleados o menos) y unas 16.900 pequeñas (igual o menos de 35 colaboradores).

Si a ellas se suman las medianas, las mipymes acaparan el 97,5% del parque empresarial del país, según datos del informe de la situación pyme del Ministerio de Economía Industria y Comercio (Meic), abril 2019.

Destaca que el sector agro está dominado en un 85% por la presencia de los negocios más pequeños, lo que explica parte de la morosidad.

Las mipymes fueron golpeadas por un consumo interno debilitado y el impacto directo a los pequeños productores agrícolas, principalmente a raíz de las condiciones climáticas (El Niño) y el hongo de la roya en el café.

Un año atrás, las grandes empresas reflejaban el nivel más alto de mora, pero hoy son los micro créditos del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y los préstamos a pequeñas y medianas compañías los que muestran más dificultades para atender sus deudas.

La cartera de crédito de una entidad financiera se puede analizar según los días de atraso en el pago de las deudas. La menos saludable es aquella con más de 90 días de atraso y en cobro judicial.

Las empresas grandes reportaban más 3% de la cartera morosa, cifra que hoy registran los negocios de menor tamaño.

A mayo, el 1,90% de la cartera de las grandes corporaciones corresponde a un saldo de préstamos que muestran atraso, pero este indicador sube a 3,27% en micro y pequeñas empresas, y a 3,83% en el financiamiento de microcréditos de SBD.

Al igual que al resto de la economía, la menor demanda interna impacta a las pymes que venden sus productos en suelo nacional.

Los créditos que se otorgan a esta población muestran un dinamismo de 2,7%, en micro y pequeña empresa, y una contracción de 5,4% en negocios de tamaño mediano.

La entrada en vigencia del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y su implementación llenó de incertidumbre a estos negocios, que en muchas ocasiones están conformados por una sola persona que se encarga de elaborar sus productos con sus propias manos al mismo tiempo que se adecua a las novedades tributarias. Desde su óptica, estos cambios pueden ser muy complejos.

El IVA en sí mismo implicará un periodo de transición que podría producir una resistencia a adquirir nuevas deudas, sin embargo, la demanda en la necesidad de financiamiento siempre existe, comentó Marco Ulate, ejecutivo de Mi Negocio de Grupo Mutual.

Asimismo, la realidad económica implica que las empresas ordenen sus prioridades financieras, y en algunas pymes el pago de las deudas es una de las últimas decisiones, y se prioriza a proveedores y planillas.

Algunas también mantienen sus pasivos en el corto plazo, y ahí la recomendación es que trasladen esas deudas a largo plazo para que mejoren su liquidez, añadió Ulate.

Esos pequeños errores pueden llevarlas a afectar su récord crediticio o a romper el ciclo de producción.

¿Momento de pedir un préstamo?

Como punto de partida, un buen indicio es saber que la pyme registra un crecimiento en las ventas y reporta nuevos contratos. En estas condiciones, adquirir un financiamiento sería una opción razonable.

¿Bajo cuáles justificaciones sería óptimo buscar un crédito? En una coyuntura de desaceleración económica como la actual, y aún ante el mejor panorama económico, será una buena opción financiarse para reestructurar los pasivos, invertir en tecnología o ampliar la estructura de producción.

Por el contrario, será una mala idea si lo hace para invertir en actividades no productivas, comprar activos no productivos o concretar gastos superfluos, afirmó Silvio Lacayo, gerente de la financiera Desyfin.

También todo dependerá de la etapa productiva en la que se encuentre y los objetivos del negocio.

Más allá de los productos tradicionales, ¿cuáles ofertas lanzó la banca recientemente?

El Banco de Costa Rica (BCR) redujo alrededor de 60 puntos base las tasas para pymes, y también las comisiones. El Banco Nacional, por su lado, indicó que redujo las tasas para este sector en un comunicado de prensa sin detallar el monto.

BAC Credomatic lanzó el programa “Vamos a estar más pura vida”. Las tasas de interés en colones, son de 8,5% a 12 meses y 10% a cinco años plazo. Mientras, en leasing y prendario, de 9,70% en colones a 60 meses, para compra de activos productivos y vehículos de trabajo.

Scotiabank, por su lado, ofrece líneas de crédito con una tasa que inicia en 8,80%, y de 8,95% fija por dos años para compra de vehículos.

Desyfin lanzó una tasa especial del 18% en colones para la compra de activos como maquinaria, equipo médico, camiones o pick ups de trabajo para la pequeña y la mediana empresa.

En todos los casos consulte por restricciones y costos por comisiones.

EF consultó a más bancos y mutuales, que ofrecen financiamiento para inversión, capital de trabajo, compra de equipo y cancelación de pasivos, sin embargo, no detallaron la oferta ni indicaron aplicar una oferta especial recientemente.

Si su negocio crece y requiere de un empuje a su producción o inversión tecnológica, puede ser un buen momento para aprovechar las reducciones de tasas en algunas entidades.