Finanzas

La FED analiza la posibilidad de tener una moneda digital

La Reserva señala que la introducción de un instrumento de esta naturaleza sería muy importante para la economía de ese país

La solicitud de comentarios de la Reserva FEDeral (FED, banco central de Estados Unidos) sobre la posibilidad de una moneda digital respaldada por un banco central (CBDC, por sus siglas en inglés) es un paso muy significativo hacia divisas digitales con el respaldo del emisor estadounidense.

La FED pidió los comentarios sobre un documento de debate que publicó esta semana, y los estará recibiendo hasta el próximo 20 de mayo. El documento examina los posibles beneficios y riesgos de una CBDC e identifica consideraciones políticas específicas.

En su publicación, la FED señala que la introducción de un instrumento de esta naturaleza sería muy importante para la economía de ese país, y puntualiza que preferiría que los legisladores autoricen la entrada de la posible moneda digital.

“Esperamos interactuar con el público, los representantes electos y una amplia gama de partes interesadas mientras examinamos los aspectos positivos y negativos de una moneda digital del banco central en los Estados Unidos”, dijo Jerome Powell, presidente de la FED.

Pagos digitales

De acuerdo con una comunicación del banco central, el documento resume el estado actual del sistema de pagos nacional y analiza los diferentes tipos de métodos y activos de pago digital que han surgido en los últimos años, incluidas las monedas estables y otras criptomonedas.

Una CBDC sería un pasivo de un banco central, como la Reserva Federal, al contrario del dinero movido en transferencias digitales de bancos comerciales, que son pasivos de entidades privadas, comentó la FED.

Se refirió así al dinero retenido y transferido por los consumidores y las empresas durante mucho tiempo en formas digitales, a través de cuentas bancarias, transacciones en línea o aplicaciones de pago.

El documento señala que una CBDC podría proporcionar una opción de pago digital segura para los hogares y las empresas a medida que el sistema de pagos continúa evolucionando y puede resultar en opciones de pago más rápidas entre países. Sin embargo, señala que también hay desventajas.

Entre ellas está la manera de garantizar que una CBDC preserve la estabilidad monetaria y financiera, además de complementar los medios de pago existentes. Dentro de las consideraciones políticas se menciona cómo preservar la privacidad de los ciudadanos y mantener la capacidad de combatir las finanzas ilícitas.