Por: María Fernanda Cisneros.   27 noviembre
Actualmente 6,5% afirma que el Gobierno está haciendo un trabajo bueno, 21,0% dice que se hace lo necesario y 71,0% que se está haciendo un trabajo pobre.
Actualmente 6,5% afirma que el Gobierno está haciendo un trabajo bueno, 21,0% dice que se hace lo necesario y 71,0% que se está haciendo un trabajo pobre.

La confianza de los consumidores mejoró significativamente entre setiembre y noviembre, pero a pesar de esto se mantiene un importante grado de incertidumbre.

El 2019 ha sido un año particularmente pesimista, como no se había observado de forma tan prolongada en ningún otro periodo.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) fue de 32,3 puntos en noviembre, 3,7 puntos más que en agosto. La mejora aún así sigue siendo insuficiente para eliminar el pesimismo.

Por cada consumidor optimista, hay 3,7 pesimistas. Hace tres meses eran 6,1 pesimistas, según el ICC, calculado por la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR).

La encuesta del ICC también incorpora preguntas sobre las condiciones económicas actuales y el futuro económico del país.

La porción de los consumidores que percibe una condición económica peor que hace un año no cambió en los últimos meses.

Sin embargo, disminuyó de forma significativa la cantidad de compradoras que considera que es un mal momento para comprar artículos para el hogar, pasando de 73,7% a 66,8%.

Donde no hay una mejora significativa aun es en la población que valora la opción de comprar casa o carro.

El 72,7% considera que no es un buen momento para adquirir una casa (solo 13,4% piensa que sí). Y 79,8% piensa lo mismo para el caso del vehículo.

Lo que sí cambió es que esas cifras pesimistas dejaron de crecer.

Respecto al futuro, el 38,3% de los encuestados considera que la situación económica de su familiar será peor dentro de un año (44,2% hace tres meses).

La expectativa de alza en tasas de interés pasó de 80,3% a 59,4% en el último año. “Este hecho coincide con la disminución de las tasas de interés que están promoviendo los bancos (medida que se está promocionando como parte de las estrategias para reactivar la economía)”, señala el reporte del ICC.

Otra de las perspectivas que mejoró es la del ingreso familiar y la expectativa de que este crezca más que los precios.

¿Qué fortaleció la confianza? Las expectativas sobre la situación económica personal son ahora más positivas en lo que respecta a tasas de interés, ingreso familiar y capacidad de compra, explicó el reporte.

¿Qué impide que levante más la confianza? Una de las razones viene por la calificación a la política económica y social, ya que es negativa.

El 71,0% afirma que en el campo de la política económica se está haciendo un trabajo pobre y alrededor del 70% espera aumentos en el desempleo y la pobreza.

Un elemento adicional es la valoración del momento para comprar bienes duraderos (carro y casa), ya que aunque los pesimistas dejaron de crecer en este rubro, aún son por mucho la mayoría.

También, el 66,1% espera que el desempleo aumente en los próximos 12 meses y en el caso de la pobreza, 70,8% espera lo mismo. Estas cifras no mejoraron en los últimos tres meses.