Por: Carlos Cordero Pérez.   9 noviembre, 2020
Hay centros educativos que están con un enlace de 6 Mbps y la propuesta es aumentar entre un mínimo de 15 Mbps y 500 Mbps simétricos. (Foto archivo)
Hay centros educativos que están con un enlace de 6 Mbps y la propuesta es aumentar entre un mínimo de 15 Mbps y 500 Mbps simétricos. (Foto archivo)

Cerca del 13% de los centros educativos no tienen una conexión a Internet y el resto tiene un enlace limitado.

Para resolver esta situación se espera que en el 2021 se implemente el proyecto de la Red Educativa Bicentenario, que daría banda ancha a 4.514 centros educativos con recursos del Programa Nacional de Informática Educativa (Pronie) y del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

El Pronie pertenece al Ministerio de Educación Pública (MEP) y está a cargo de la Fundación Omar Dengo (FOD), mientras que Fonatel pertenece a la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel).

Para el uso de los recursos de Fonatel se debe contar con el aval del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt).

Lo que debería ser una iniciativa de vía expedita, sin embargo, no va con las partes caminando al mismo ritmo pues, mientras la FOD inició el proceso de licitaciones, el Micitt y Sutel aún tienen pendiente resolver las reservas y consideraciones planteadas por el MEP respecto a los costos propuestos en las iniciativas que realizaría Fonatel.

“Para el MEP es relevante que el desarrollo de la Red Educativa sea integral y acorde al modelo diseñado y que el alcance de la propuesta cuente con todos los elementos técnicos que permitan garantizar la robustez del servicio”, dijo Paula Villalta, viceministra de planificación institucional y coordinación regional del MEP.

La Red del Bicentenario forma parte del Programa de Tecnologías Digitales del MEP, el cual también se propone resolver las carencias de un sistema integrado de gestión administrativa y pedagógica, así como brindar acceso a herramientas tecnológicas a estudiantes y docentes.

En marcha

Una red de banda ancha en los centros educativos permite tener canales de colaboración entre docentes, estudiantes y familias, contar con recursos digitales para el aprendizaje y propiciar cambios de roles, la realimentación continua y datos de los progresos.

Al mismo tiempo, la Red Educativa del Bicentenario permitiría alcanzar objetivos de acceso universal y reducir la brecha digital, de lo que se espera impactos positivos en el mercado laboral y la producción.

ABC del proyecto
La Red Educativa del Bicentenario consiste en:
Centros educativos: 4.514 escuelas y colegios.
Capa conectividad: mejora de banda ancha (mínimo 15 Mbps) y velocidad escalable.
Capa infraestructura pasiva: instalaciones eléctricas, gabinetes de telecomunicaciones, UPS, red local inalámbrica y alámbrica, entre otros.
Capa plataforma: equipos y servicios de seguridad perimetral, equipamiento de switches de acceso, puntos de acceso inalámbricos y servicios generales (como pólizas).
Servicios: centro de operaciones y centro de seguridad de red para gestión de los servicios, atención de incidentes y garantizar seguridad de la plataforma.
Fuente: MEP, Micitt y Sutel

El MEP destaca que la iniciativa es rentable pues su valor actual neto, el indicador para determinar la viabilidad y réditos de un proyecto, sería positivo en el 2032 y continuaría incrementando sus rendimientos, logrando una tasa interna de retorno social positiva a mediano plazo.

Tras haber iniciado el diseño técnico de la red hace dos años, el MEP planteó en setiembre que fuera incluido en uno de los programas de Fonatel.

La demora en la respuesta del Micitt y de Sutel hizo que el MEP recurriera a la FOD para empezar con la conectividad a cerca de la mitad de los centros educativos. De hecho, ya inició una licitación cuya fecha de recepción de ofertas se amplió del pasado 16 de octubre a este 6 de noviembre.

El MEP indicó que los componentes o capas que tendrá a cargo la FOD se utilizan los mismos recursos del Pronie, basándose en el mismo convenio entre ambas entidades, sin que se afecten las iniciativas que siempre se han implementado.

Por medio de esta ruta se logrará beneficiar al 73% de la población estudiantil, desde jardines de niños, escuelas y colegios públicos.

El financiamiento del proyecto estuvo a punto de ser recortado en un 25% en la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa que revisó el presupuesto para el 2021, pero la moción planteada fue retirada.

Ruta compleja

El financiamiento y operación de la otra mitad del proyecto de la Red Educativa del Bicentenario aún está por definirse, nueve meses después que el MEP planteara el incremento de las velocidades a centros educativos que ya tienen una conexión brindada por medio de Fonatel.

Se trata de 989 centros educativos que tienen enlaces de apenas 6 Mbps (Megabit por segundo) y otros 1.280 con conexiones inalámbricas. El MEP también planteó ampliar el beneficio a 125 escuelas y colegios adicionales.

Etapas y componentes
La implementación del proyecto de la Red Educativa del Bicentenario:
Recursos Fonatel: las capas a cargo de Fonatel tienen un costo de inversión y de mantenimiento de los proyectos durante cinco años de $141 millones (¢83.860 millones) a $170 millones (¢101.107 millones) según los escenarios propuestos por Sutel. Cobertura: 2.394 centros educativos.
Recursos Pronie-MEP-FOD: ¢6.467 millones vía transferencias (2020 y 2021) y ¢7.152 millones anuales para operación (a partir de 2022). Cobertura: 2.120 centros educativos.
Etapas concluidas: estudio de factibilidad, definir estrategia de desarrollo, ejecución de convenio Pronie-MEP-FOD y planificación del proyecto.
Etapas pendientes: ejecución (de marzo a noviembre de 2021) y entrega (noviembre de 2021).
Fuente: MEP, Micitt y Sutel

Sutel dio una rápida respuesta a las dos semanas, en febrero anterior, con la estimación de costos y un cronograma, dejando los aumentos de banda ancha para los años 2023 y 2024.

La Superintendencia planteó en forma reiterada la necesidad de contar con información requerida para las valoraciones técnicas, financieras, jurídicas y operacionales. También pidió aclaraciones por datos que no concordaban o sobre si requerían actualizaciones de conexiones (de 4G a 4.5G en el caso de las inalámbricas), por ejemplo.

Para acelerar, Sutel pidió la conformación de una mesa de trabajo incluyendo al MEP y nuevamente presentó otra propuesta en agosto anterior.

El MEP, sin embargo, planteó sus reservas por la inversión de capital inicial estimada para el despliegue y solicitó al Micitt una reestimación, “tomando en cuenta algunas consideraciones”.

La nueva formulación, a criterio del MEP, no se ajustó al diseño técnico del proyecto en tres componentes claves: la sostenibilidad a partir del sexto año, el cambio en el modelo de servicios y la disponibilidad de datos para la gestión y aprovechamiento de la red. También se dejaba por fuera la gestión central y de incidentes, solicitudes y monitoreo.

“Esto limita el alcance del servicio diseñado”, dijo Villalta.

El pasado 16 de octubre aún el Micitt y Sutel estaban analizando los alcances esperados del proyecto. “Algunos de estos aspectos son de orden jurídico en cuanto a la disposición de contratos vigentes”, explicó Teodoro Willink, viceministro de Telecomunicaciones.

El funcionario indicó que los recursos que se utilizarían de Fonatel no se ven afectados por los recortes al presupuesto del 2021, dado que son aportados por los operadores como contribución parafiscal y no por el plan ordinario de gastos públicos.

Podrían verse mermados, no obstante, si avanzan uno o varios de los proyectos de ley planteados por diferentes diputados para hacer uso para diferentes propósitos.

Sutel no tiene claro todavía cuál sería ese impacto, pues se tendría que ver cuáles avanzan, cuáles tienen viabilidad constitucional y cuáles serían los recursos que acapararían.

“Sí se teme que puedan afectar a los proyectos en ejecución”, respondió Eduardo Castellón, vocero de Sutel.