Tecnología

AinnovaTech y Boston Scientific prueban sistema de detección de riesgo cardiovascular a partir de imágenes de retina

Firma costarricense AinnovaTech y Boston Scientific utilizarán solución basada en inteligencia artificial; startup también avanza planes para incursionar en EE. UU. con una solución para retinopatía diabética

La detección de las enfermedades es clave para la salud y las nuevas soluciones basadas en inteligencia artificial (IA) lo permiten, como el caso del servicio Health Connect para detectar los riesgos cardiovasculares a partir de las imágenes de la retina.

El servicio se encuentra en plan piloto a partir de una alianza de la startup costarricense Ainnova Tech y la firma Boston Scientific. También se incluiría al Hospital Clínica Bíblica, pero la entidad no respondió para confirmar su participación.

“Boston Scientific ha suscrito un acuerdo de colaboración limitada con AinnovaTech para establecer las bases de un proyecto piloto conjunto, el cual se encuentra en fase de exploratoria”, confirmó Arturo Alfaro, gerente país de Boston Scientific Comercial.

Aparte de detectar los posibles riesgos cardiovasculares, la idea es que la persona se haga cargo de su condición. “El objetivo es desarrollar una solución que conecte al paciente con su salud”, destacó Vinicio Vargas, fundador de AinnovaTech.

La startup surgió en 2019 desarrollando una plataforma VisionAI que se apoya en la IA para la detección de enfermedades de alta incidencia.

El acercamiento a Boston Scientific se habría dado también con el apoyo de Ci-Hubs, un centro con el objetivo de atraer emprendimientos y financiamiento, así como impulsar la internacionalización de proyectos locales mediante parques científicos y tecnológicos y alianzas enfocadas en la innovación.

El 95% de casos de retinopatía diabética se pudo haber sido detectado a tiempo con un diagnóstico

—  Vinicio Vargas, fundador de Ainnova Tech

“Es un ejemplo claro de lo que estamos buscando desde ParqueTec y Ci-Hubs para encadenar empresas locales y globales con multinacionales que están instaladas en nuestro país y de esta forma recibir y aportar valor al modelo de atracción de inversión extranjera directa”, destacó Marcelo Lebendiker, presidente de ParqueTec y socio de Ci-Hub.

El apoyo en la tecnología es una constante en los servicios de salud. Durante la pandemia se han utilizado el big data y la IA para facilitar la identificación de las variantes del COVID-19 y el desarrollo de vacunas, a través de redes globales de información y de los fabricantes.

La epidemia también impulsó el incremento de la telemedicina en la región, según un reporte de Global Health Intelligence y de la Universidad Internacional de Florida. El informe indicó que los países donde se detectó incremento de la telemedicina incluyen a Costa Rica, donde 26% de clínicas y hospitales la utilizaron, aunque por debajo de Chile (65%), Guatemala (45%) y Panamá (35%).

La prevención también está en el mapa de ruta de las instituciones. Por ejemplo, la Fundación Clínicas Sin Fronteras destacó recientemente que el 90% de la ceguera causada por el glaucoma en personas de diferente edad podría evitarse con la detección temprana y su tratamiento. El glaucoma, donde hay un daño progresivo de las fibras del nervio óptico, es la segunda causa de pérdida de visión en el mundo y afectaría a 4,5 millones de personas según la Organización Mundial de la Salud.

Los especialistas estiman que en pocos años el 90 % de los hospitales realizarán diagnósticos preventivos apoyándose en las nuevas tecnologías, lo que permitirá reducir las listas de espera y el tiempo de respuesta.

Las startups locales están detectando una posibilidad de desarrollo aplicando nuevas tecnologías para prevención.

Orbicor Technologies en Costa Rica creó un dispositivo llamado Heart Saver para prevención y monitoreo cardiovascular, basado en Internet de cosas médicas (IoMT).

Orbicor y Ainnova, precisamente, obtuvieron reconocimientos de Founder World y de la Cámara de Tecnologías de Información y Comunicación (Camtic), respectivamente, en el 2021. Ainnova también es una de las 100 startups seleccionadas por el Entrepreneurship World Cup en 2021.

En el caso de Ainnova y su alianza con Boston Scientific, el objetivo es crear una red de hospitales y clínicas que utilicen la plataforma, identifiquen pacientes con riesgos y les brinden seguimiento de cambios de estilo de vida y hábitos saludables, incluyendo nutricionistas y centros de bienestar, material educativo y conexión a colectivos.

Health Connect está compuesto por un consejo asesor integrado por expertos de Ainnova Tech, Boston Scientific, Hospital Clinica Biblica y Purpose Alliance, una iniciativa para impulsar proyectos innovadores y de la cual también forman parte Siemens y Total Energies.

La primera etapa del proyecto se centrará en detectar con precisión el riesgo cardiovascular en un examen ocular, generalmente realizado con el optometrista u oftalmólogo y conectar todo el ciclo hasta el cardiólogo y el seguimiento con el paciente. El propósito es desplegar el servicio y que sea de bajo costo, buscando la accesibilidad a la mayoría de la población.

Con Health Connect el primer paso es contactar e involucrar a clínicas de salud, de oftalmología y de cardiología. Cuando se realiza un exámen oftalmológico se realiza la prueba de fondo de ojo, usando el servicios en la nube de Ainnova Tech. El paciente puede elegir su cardiólogo de confianza o uno de la red que realice las pruebas pertinentes para confirmar el estado del paciente y determinar el seguimiento.

Después de la etapa de validación se realizarán pruebas con Boston Scientific y se creará un producto mínimo viable, para pasar luego al escalamiento por medio de la red de especialistas y clínicas que tiene la firma a nivel global.

Paralelamente Ainnova da pasos para la comercialización de su plataforma VisionAI para la detección de la retinopatía diabética. En Costa Rica ya ha venido realizando validaciones con ópticas para determinar el modelo, tanto en el campo de salud como para el pago de los servicios. Ahora, la idea es dar el salto a Estados Unidos.

Las startup estableció una oficina en Houston, Texas, y contrató un director para realizar un levantamiento de capital (se obtuvieron $1,7 millones), apoyándose en una firma de Wall Street.

Los planes contemplan ser una compañía pública primero en los mercados over the counter (OTC) y luego en Nasdaq, en Estados Unidos. Los OTC son mercados extrabursátiles donde se negocian distintos instrumentos financieros (bonos, acciones, swaps o divisas) directamente entre dos partes.

La firma también espera obtener la aprobación de la Food and Drug Administration (FDA) del servicios para la detección de retinopatía diabética y comercializarla en EE. UU. en el año 2023.

La retinopatía diabética es padecida por el 40% de los 500 millones de personas que se estima tienen diabetes a nivel global.

“El 95% pudo haber sido detectado a tiempo con un diagnóstico”, recalcó Vargas.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.