Por: Julio Castilla Peláez.   5 julio
"Señor Presidente, asumo que todo su equipo de trabajo es consciente que su mejor cliente es el sector privado. Sin nosotros no se paga el salario del sector público", dice Julio Castilla Peláez, vicepresidente de la Cámara de Comercio.

La Cámara de Comercio de Costa Rica ha sido propositiva en la búsqueda de la ansiada reactivación económica con propuestas simples y de aplicación a corto plazo.

Entre los planteamientos principales destacan: bajar el encaje mínimo legal y que esto se refleje en menores tasas de interés, facilitar crédito a las pymes, promover cambios en las cargas sociales de la Caja Costarricense del Seguro Social para incentivar la formalización de nuevas empresas, formular la depreciación acelerada de activos por un plazo determinado para mayor inversión y a la que me refiero en este artículo: generar un clima de confianza para que el sector privado, motor del desarrollo económico del país, que brinda empleo formal a más del 80% de los trabajadores, tenga las señales correctas para pasar del temor al crecimiento.

¿Cuales son algunas de las señales que requerimos?

Que el Poder Ejecutivo convoque a sesiones extraordinarias en de agosto con estos dos proyectos:

1. Proyecto de empleo público 21.336. Recorte del gasto que debe incluir pensiones de lujo. Mensaje: Pago más impuestos (que ya son altos) pero el Gobierno se soca la faja y a mediano plazo se reduce el déficit fiscal.

2. Proyecto de Huelgas 21.049. Mensaje: Tranquilidad al sector privado. Los bloqueos causan a nuestras empresas gran afectación, que se traduce en pérdidas millonarias y mayor desempleo. Con los retos que afronta Costa Rica, una huelga similar a la anterior en este momento sería nefasta para el país.

Japdeva y CNP

Sumado a estos dos proyectos y tomando en cuenta la situación que vivimos los costarricenses, no podemos aceptar que se busque rescatar instituciones públicas quebradas o que hoy día no aportan ningún valor. Dos casos recientes que nos costarían miles de millones de colones son la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) y el Consejo Nacional de Producción (CNP).

Señor Presidente, asumo que todo su equipo de trabajo es consciente de que su mejor cliente es el sector privado. Sin nosotros no se pagarían los salarios del sector público.

Desde nuestra Cámara le lanzamos el reto de que lidere ese cambio de paradigma que debe darse en el sector público y que apliquen realmente el concepto de servidores del pueblo. Hoy, una minoría manipulada por dirigentes sindicales, que han olvidado su razón de ser, tienen tomada nuestra institucionalidad.

“Nos ponemos a sus órdenes, señor Presidente, para trabajar en conjunto en propuestas que nos ayuden a mejorar la competitividad del país”.

Con el respeto que usted se merece, le pedimos que tome en consideración las recomendaciones aquí expuestas y con esto se devuelva la confianza a los empresarios para que reinvirtamos, generemos mayor empleo y, por ende, promovamos una mayor recaudación de impuestos, que le permita a su Gobierno mayor inversión pública en beneficio de todos los costarricenses.

Nos ponemos a sus órdenes para trabajar en conjunto en propuestas que nos ayuden a mejorar la competitividad del país.

¡Dénos confianza señor Presidente, y luchemos juntos por un mejor país!