Negocios

“Tal vez Purdy Motor se meta a construir el tren eléctrico”

Javier Quirós, presidente de Grupo Purdy Motor, afirmó que la sostenibilidad de una empresa automotriz obliga a imaginarse un futuro en el cual el negocio sea distinto a la venta de carros

Purdy Motor presentó sus metas al 2021, con objetivos específicos en las áreas económica, social y ambiental, pero todos con un tema en común: prepararse para un futuro incierto que podría incluir el abandono de la venta de carros como modelo de negocio.

Javier Quirós, presidente de Grupo Purdy Motor, dijo a EF que están trabajando sobre el concepto de movilidad sostenible, comercializando autos de todas las tecnologías y en paralelo desarrollando pruebas con negocios distintos, como las apps de carros compartidos, el arriendo, las suscripciones de uso y, de resultar viable, hasta invertir en un megaproyecto como el tren eléctrico.

“El futuro de Purdy va a estar en todo lo que sea mover gente. ¿Hacia dónde va eso? Yo quisiera saber. Dentro de cinco años le cuento dónde estamos, pero creo que es el negocio que nunca se va a acabar en el mundo, la gente tiene que moverse, lo que hay que estar es en el lugar adecuado y dar el servicio adecuado, y eso es lo que estamos tratando de descubrir”, afirmó.

Purdy es una compañía que por todo su sistema de logística y transporte consume mucha gasolina. Debe consumir unos 90.000 litros al año más o menos. Queremos bajar ese consumo en 10.000 y eso no es simplemente quitando flotillas o no teniendo carros, porque la compañía esta creciendo y ese crecimiento exige transporte, servicio y logística.

"Entonces hay que buscar eficiencias en las rutas, motores más económicos, más eficiencia en los metros cúbicos de las páneles que se están utilizando. Purdy Motor tiene el servicio móvil de clientes a las casas; entonces hay que buscar eficiencias en lugar de eliminar el servicio móvil.

“Así es que se está trabajando prácticamente en eficiencias”.

Las tecnologías nuevas de transporte aún no han sido definidas en el mundo: están saliendo las eléctricas, de hidrógeno, carros híbridos y cada país tiene una necesidad diferente.

“Hay que ponerse en el contexto mundial de cómo es que todos los países producen su energía. En Costa Rica decimos que nuestra energía es 100% renovable. Asumamos que es cierto: entonces tenemos que el carro eléctrico es una opción, pero a la gente se le olvida que las baterías de los carros eléctricos son grandes y pesadas, y entre más grandes más químicos tienen, que no son reciclables y son muy contaminantes. Entonces el ciclo de vida de un carro eléctrico, desde que se produce hasta que se le bota la batería y se le pone una nueva, es sumamente contaminante”.

Es que hay que buscar el ciclo de vida del carro. No se puede ser tan cortoplacista. Lo que sí creo es que al motor de gasolina le queda de vida 40 o 50 años, porque algo van a inventar. Ojalá fuera una batería chiquitica, reciclable, sólida, que pueda guardar esa energía; así, el carro eléctrico tendría todo el sentido del mundo, pero hoy no es así.

"El hidrógeno, si buscamos el ciclo de vida, se trata de un carro eléctrico, igualito, solamente que no se necesita cargarlo sino energía para producir el hidrógeno. Es menos contaminante. Y si en Costa Rica la energía es renovable ¿qué importa usar esa energía para producir hidrógeno? Lo que pasa es que las máquinas para producirlo son sumamente caras, entonces no existe la tecnología como para meternos en ese campo.

"Tampoco estoy diciendo que el hidrógeno sea la solución hoy, pero de las tecnologías que conocemos el futuro es el hidrógeno. Pero van a pasar muchas cosas; hay tecnología, compañías buscando alternativas. El otro día me enteré que salió un carro solar que carga las baterías con el techo, entonces ya no hay que enchufarlo, pero igual son baterías.

“Hay que esperar. Yo digo que hay que abrir un embudo y dejar que todas esas tecnologías nuevas entren, y el que pueda comprarlas que las compre. Si usted quiere comprar un eléctrico, un híbrido o un hidrógeno, cómpreselo, está contribuyendo a emitir menos CO2. Y si no puede comprarse ninguno, compre uno de gasolina que contamine lo menos posible”.

Yo estoy trayendo los híbridos, los eléctricos con Ford y estoy empezando a traer los de hidrógeno. No sé cuál va a pegar, no estoy convencido de que alguna vaya a pegar, pero estoy trayéndolas todas.

“Si los otros importadores hicieran lo que yo estoy haciendo, entonces la gente tendría confianza en las nuevas tecnologías”.

En Purdy Motor el negocio es vender carros, pero esa es la forma antigua de pensar. Purdy Motor es una compañía que promueve la movilidad y cuando se piensa en movilidad se tiene que pensar en cómo solucionr las presas y otros problemas.

“Estamos involucrando a toda nuestra gente en lo que es educación y que entiendan que Purdy Motor es un negocio de vender carros, pero que tiene que cambiar”.

Hacia mover gente, todo lo sea mover gente. Tal vez Purdy Motor se mete a construir el tren eléctrico porque eso es mover gente. Y meterse con el tren eléctrico significa vender menos carros porque la gente va a tener transporte público (como la opción) número uno.

"Si se venden carros vamos a vender todos los que podamos, pero parte de nuestra responsabilidad es participar en todo lo que es logística de transporte.

“Lo que tenemos que hacer es tratar de ayudar a los gobiernos en mejorar todo el sistema, organizar el transporte interno. Si hay que prohibir la entrada de carros a San José, y con esto no estoy dando ideas, habrá que hacerlo; es muy fácil decirlo, el problema es cómo llevar la gente a San José”.

Estamos con programas de colocar carros en zonas de alto volumen de población, para que la gente que llegue ahí no lo haga en carro sino en transporte público, y si necesita un auto pueda usar los que están ahí.

"Entonces tenemos carros parqueados en diferentes lugares, zonas francas, edificios como este (Torre Lexus en Avenida Escazú), etcétera.

"Tenemos el programa de suscripción en el que por una cuota mensual se tiene un carro que se puede cambiar tres veces al mes. Esto opera en Estados Unidos, pero el objetivo es que llegue también a Costa Rica.

“La otra es educar a los arquitectos y desarrolladores nacionales para que los edificios nuevos no tengan un exceso de parqueos, sino que ofrezcan un parqueo asignado para que, dentro del paquete del edificio, haya una flotilla de carros que puedan ser usados por todos los tenientes. Eso me va a quitar un montón de ventas”.

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica I. Montero Soto

Jéssica Montero es periodista de la sección de Negocios de El Financiero.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.