Negocios

El grupo sueco Northvolt abre primera ‘gigafábrica’ de baterías europea

Este grupo pretende competir con el gigante estadounidense de vehículos eléctricos, Tesla, y los productores asiáticos de baterías de ion de litio.

El grupo de baterías sueco Northvolt anunció, este miércoles 29 de diciembre, la puesta en marcha de una “gigafábrica” en el norte de su país, la primera de este tipo desplegada en el continente por una compañía europea.

La planta ubicada en Skellefteå ensambló su primera batería el martes, indicó el grupo que pretende competir con el gigante estadounidense de vehículos eléctricos, Tesla, y los productores asiáticos de baterías de ion de litio.

"Marcando un nuevo capítulo en la historia industrial europea, la planta es la primera en haber sido completamente diseñada, desarrollada y ensamblada en una gigafábrica de una compañía de baterías europea", afirmó Northvolt en un comunicado.

Tesla debe poner en marcha próximamente su primera fábrica en Europa y algunos productores asiáticos disponen de importantes operaciones en Polonia y Hungría, pero ninguna firma europea había desplegado una instalación de esta envergadura hasta ahora.

Cuando alcance su pleno rendimiento, la planta debe fabricar suficientes baterías para equipar un millón de vehículos eléctricos anualmente, con una capacidad de producción anual equivalente a 60 gigavatios-hora (GWh), según la empresa.

El director de la fábrica, Fredrik Hedlund, dijo a AFP que la instalación debía alcanzar la capacidad de producción para 300.000 vehículos en los próximos dos años.

Northvolt, uno de los líderes europeos del sector, tiene garantizados $30.000 millones (€26.500 millones) de pedidos de gigantes del automóvil del continente como BMW, Volkswagen o Volvo.

Las primeras entregas comerciales a clientes deben llegar a comienzos de 2022.

La empresa, fundada en 2016 por extrabajadores de Tesla, cuenta entre sus accionistas a Volkswagen, Goldman Sachs, BMW o el fundador de Spotify, el millonario sueco Daniel Ek.

Además, Northvolt se ha beneficiado de préstamos europeos, mientras el continente trata de ponerse al día en este sector.

Frente a China, que domina el mercado, Europa solo producía en 2020 un 3% de las baterías eléctricas a nivel mundial, pero quiere alcanzar el 25% antes de terminar la década.