LO ÚLTIMO

Los hombres y las mujeres son necesarios en los lugares de trabajo, porque aportan visiones distintas, pero no debemos encasillarlos. Ambos estilos de liderazgo son necesarios y se complementan. No se es mejor líder por ser hombre o por ser mujer.


En situaciones éticas o de valores, como el acoso sexual o la igualdad salarial es más fácil demonizar y en algunos casos, despedir a los líderes que impulsan un cambio que enfrentar los probles en sí.