Economía y Política

Unión Europea propone criterios para aclarar situación laboral de trabajadores de plataformas digitales

La Comisión propuso cinco criterios principales para determinar si las plataformas digitales son “empleadoras”

La Comisión Europea presentó este jueves un paquete de propuestas y criterios para definir el estatuto legal de trabajadores de plataformas digitales como Uber o Deliveroo, en busca de aclarar la situación laboral de un enorme número de personas en el bloque.

El objetivo de la Comisión es aclarar la situación laboral de millones de repartidores, choferes y mensajeros que trabajan en países europeos para empresas que insisten en considerarlos como autónomos que prestan servicios.

La Comisión lanzó cinco criterios fundamentales: el hecho de que una plataforma fije los niveles de remuneración, supervisión de los servicios de forma remota, permitir a los trabajadores para elegir sus horarios o rechazar tareas, impone el uso de uniforme, o incluso prohíbe trabajar para otras empresas.

En ese cuadro, la Comisión propuso que en aquellos casos en que dos de esos cinco criterios estén validados, la plataforma digital será considerada "empleador", y por lo tanto deberá someterse a las obligaciones del derecho laboral en cada país donde actúa.

El paquete también impone una mayor transparencia sobre el funcionamiento de los algoritmos en las aplicaciones móviles utilizadas para funcionar.

En particular, busca garantías de que los trabajadores están siempre informados sobre la forma en que son supervisados y evaluados.

Debate interminable

Aunque inicialmente las empresas afectadas sobre aquellas que actúan en la distribución de comidas (como Deliveroo) o en el uso de vehículos con chófer (como Uber), se estima que en Europa actúan unas 500 empresas digitales en las que trabajan unos 28 millones de personas.

El debate se arrastra por tribunales de toda Europa desde hace casi una década, y jueces en los 27 estados miembros del bloque ya han emitido más de un centenar de fallos sobre el tema, con varias centenas de decisiones aún pendientes.

Las decisiones, sin embargo, no han sido siempre uniformes. En España, los repartidores de comidas ahora son reconocidos como empleados, lo que empuja a Deliveroo hacia fuera de este mercado.

En otros lugares, los tribunales han ordenado a las plataformas que celebren convenios colectivos incluso con trabajadores autónomos.

En cambio, un tribunal laboral belga falló esta semana en contra de los trabajadores de Deliveroo.

Las plataformas se oponen ferozmente a cualquier recalificación importante de los trabajadores, por temor a un aumento de los procedimientos legales con "consecuencias desastrosas para los trabajadores, los restaurantes y la economía", advierte la Federación de Plataformas de Entrega de Europa.

El comisario europeo para el Empleo, Nicolas Schmidt, recordó este jueves que el modelo de negocios de esas plataformas digitales "se construyó aprovechando las lagunas e imprecisiones de la legislación".

Eso "les permite ahorrar determinadas cotizaciones sociales, sin pagar un salario mínimo, y por tanto eludiendo la legislación social. Queremos corregir eso".

Condiciones de trabajo “decentes”

Margrethe Vestager, comisaria europea para la Competencia, indicó que "con un creciente número de puestos de trabajo creados por las plataformas digitales, necesitamos garantizar condiciones de trabajo decentes para todos aquellos que obtienen sus ingresos de dicho trabajo".

La funcionaria añadió que la propuesta de la Comisión "ayudará a [los] falsos autónomos que trabajan para plataformas a determinar correctamente su situación laboral y disfrutar de todos los derechos sociales que eso conlleva".

Por su parte, Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, señaló que la idea es "aumentar la certeza para que las plataformas laborales digitales crezcan, y proteger los derechos de las personas que trabajan en la economía de plataformas".

La posibilidad de una reclasificación de los trabajadores de las plataformas en toda la UE hizo que los precios de las acciones de Deliveroo y otras empresas similares cayeran en picado en los últimos días por temor a que su modelo de negocio estuviera amenazado.