Razones de peso

¡Quiero ser vegetariano! ¿Por dónde empiezo?

El paso número uno para hacer un cambio en su estilo de alimentación es informarse

Cambiar el estilo de alimentación es una decisión, que al igual que otras, puede tener muchos beneficios y algunas preocupaciones anticipadas, con mucha más razón cuando la salud está de por medio. Actualmente, un número creciente de la población mundial está optando por un estilo de alimentación en donde los alimentos de origen vegetal sean la base o la única fuente de nutrientes en su dieta. Opciones como ser vegetariano, ser vegano o mantener una alimentación basada en plantas son varias de las cuales se puede elegir la más apta según gustos y preferencias.

Pueden existir muchas razones para tomar esta decisión, entre las cuales pueden destacar:

  • Razones de salud: una alimentación vegetariana está ligada a mejores indicadores en salud y a la prevención de enfermedades crónicas como obesidad, hipertensión y dislipidemias.
  • Razones éticas: evitar la crueldad animal es una de las primeras razones por las cuales las personas toman la decisión de cambiar su estilo de alimentación.
  • Razones ambientalistas: es bien sabido que la producción sin control de alimentos procesados e industrias como la ganadera son de las principales causantes de la contaminación ambiental, migrar a una alimentación vegetariana es visto como una gran posibilidad para minimizar y detener los efectos del cambio climático.
  • Razones religiosas o culturales: muchas corrientes religiosas prohíben el consumo de algunos alimentos de origen animal a su congregación.

Cualquiera que sea la razón que le pueda llevar a desear cambiar su estilo de alimentación, lo más importante es que lo haga de manera informada y responsable con su estado de salud actual. Los siguientes pasos pueden ayudarle en este proceso:

  1. Visite un nutricionista: cualquier persona, en cualquier etapa de la vida, puede optar por un estilo de alimentación basado en plantas, siempre y cuando esté acorde a las necesidades y requerimientos de cada uno. Niños, adolescentes, mujeres embarazadas e incluso deportistas. Para esto es indispensable que un profesional en nutrición le asesore sobre cuál es su estado nutricional y sobre como estructurar sus comidas para evitar posibles desbalances o deficiencias de nutrientes.
  2. Un examen de sangre: existen algunos nutrientes que se consideran posiblemente críticos en una alimentación basada en plantas debido a sus principales fuentes, que en algunos casos son en mayoría de origen animal, sin embargo, idealmente se debe conocer sus niveles en cada persona para determinar el nivel de suplementación que se debe recomendar para cada quien. Algunos de ellos son vitamina B12, vitamina D y hierro.
  3. Comience de manera gradual: no es necesario cambiar todo de la noche a la mañana, puede ir disminuyendo el consumo de ciertos alimentos o grupos de manera progresiva, pero siempre con un plan estructurado que le indique por cuales opciones puede sustituir lo que va eliminando.
  4. Prepárese para aprender a variar sus platos: una alimentación vegetariana brinda una gran cantidad de opciones y combinaciones de ingredientes que pueden hacer sus comidas más divertidas y apetecibles, pasar más tiempo en la cocina será una buena opción para comer delicioso y balanceado.
  5. Ponerlo en práctica: para que éste pueda ser un cambio real y sostenible en el tiempo, empiece progresivamente. Por ejemplo, comience con un día a la semana (ya existen los Lunes sin carne), de esta manera va a ser más fácil mantener este estilo de vida a largo plazo. Busque opciones de restaurantes que ofrezcan este estilo de alimentación y anímese a probar cosas nuevas.

Cada vez hay más personas que desean optar por este tipo de alimentación, sin embargo, en consulta es muy común encontrar casos donde los pacientes hacen cambios sin una orientación adecuada, aumentando el consumo de carbohidratos en la dieta (simples o procesados en muchas ocasiones) lo que puede ocasionar problemas de salud como sobrepeso o diabetes. Recuerde que siempre lo más importante es el balance.

Cambiar el estilo de alimentación puede traer beneficios en muchas áreas de su vida y de su entorno, pero siempre la prioridad es su salud por lo que busque ayuda para caminar a paso firme en el proceso. En el centro de nutrición hay profesionales capacitadas en este tema, no dude en contactarnos y visitar nuestra página web www.centrodenutricion.co.cr y redes sociales.

Bibliografía

Brosa, M. et al. (2019) La alimentación vegetariana durante el embarazo en el siglo XXI: un análisis de la literatura. Actualización en Nutrición, Argentina. Obtenido de https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/biblio-1087596

González, R. (2017) Alimentación vegetariana en adolescentes: pros y contras. ADOLESCERE, Revista de Formación Continuada de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia. Obtenido de https://www.adolescenciasema.org/ficheros/REVISTA%20ADOLESCERE/vol5num3-2017/58-67-alimentacion-vegetariana.pdf

Villalonga, L., Lofrano, J. (2013) Evaluación del efecto de la alimentación vegetariana en el rendimiento deportivo. Hospital Italiano de Buenos Aires. Obtenido de http://www.revistasan.org.ar/pdf_files/trabajos/vol_14/num_2/RSAN_14_2_108.pdf

Larisa Paez

Larisa Páez

Larisa Páez, autora del blog Razones de Peso de El Financiero, es Máster en Nutrición y Alimentación de la Universidad de Barcelona, Licenciada en Nutrición Humana de la Universidad de San José y cuenta con un Bachillerato en Psicología de Purdue University y otro como Dietista de Louisiana State University.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.