Por: Roy Campos.   26 febrero

A mediados de 2020, el Consejo Asesor de Resiliencia de McKinsey compartió las inquietudes de una serie de consultores externos frente a los riesgos que enfrentaban las juntas directivas ante la pandemia que comenzaba.

Algunos de esos desafíos siguen vigentes e interesa darles un vistazo.

  • Las juntas directivas deben encontrar el equilibrio adecuado entre la esperanza y el realismo: en cualquier pronóstico de la pandemia, deben cultivar sueños propios.
  • Aunque los ejecutivos están apagando incendios, las juntas deben pedirles que tomen tiempo para discutir la estrategia de la “próxima normalidad”.
  • Los altos directivos se adaptan fácilmente al trabajo desde casa, pero muchos colaboradores piensan que es lo peor que les ha sucedido.
La pandemia y el teletrabajo han generado cambios en las dinámicas de las juntas directivas empresariales. (Foto para EF).
La pandemia y el teletrabajo han generado cambios en las dinámicas de las juntas directivas empresariales. (Foto para EF).
  • Antes de que sea muy tarde, hay que considerar dentro de la estrategia a los profesionales independientes, los trabajadores informales y las PYMES.
  • Ciertas industrias como la educación superior están luchando a brazo partido y necesitan ser tema de discusión en las juntas directivas.
  • Las implicaciones y los escenarios a medio y largo plazo varían mucho entre industrias y regiones: algunas nunca serán iguales que antes.
  • Directivos, ejecutivos y académicos deberían cuestionarse ¿Qué hicimos mal?, y enfocarse en tres áreas que deban analizar con honestidad.
  • Se ha perdido la confianza en el libre mercado debido al deterioro de la economía: los gobiernos han tenido que intervenir y las empresas necesitan ayuda para reconstruir sus relaciones gubernamentales.
  • Las empresas necesitan orientación sobre cómo equilibrar ganancias y flujo de caja: sacrificar los resultados para pagar deudas no es sostenible.
  • Puede que haya llegado el momento de realizar adquisiciones responsables, incluso para ayudar a reestructurar determinadas industrias. Necesitamos pautas para adquisiciones responsables.
  • El riesgo cibernético sigue creciendo de la mano con el trabajo remoto y los CIO deben seguir incrementando una estricta ciberseguridad.
  • La innovación es más importante que nunca: el mundo no solo busca cosas nuevas, sino también nuevas formas de hacer las cosas.