Por: Carlos Cordero Pérez.   25 noviembre
La solución permite obtener resultados de la situación de una persona en forma gráfica tanto en una computadora como en un móvil, como lo muestra Ricardo Jiménez, director de Synchronicity. (Foto Marvin Caravaca)
La solución permite obtener resultados de la situación de una persona en forma gráfica tanto en una computadora como en un móvil, como lo muestra Ricardo Jiménez, director de Synchronicity. (Foto Marvin Caravaca)

El estrés es un mal crónico que implica problemas de productividad y también un deterioro de la capacidad de las personas para innovar y actuar, en un mercado que tiene a la creación de nuevos productos y procesos como el fundamento de la competitividad.

“La gente inteligente puede tomar decisiones tontas si está sujeta a estrés”, afirmó Ricardo Jiménez, director de Synchronicity. “El estrés es fundamental para construir equipos de alto desempeño y alta innovación”.

La firma costarricenses comercializa la solución denominada Innerbalance, desarrollada por el instituto estadounidense HeartMath, la cual permite monitorear la situación individual o de equipos de trabajo.

El Instituto HeartMath es una organización sin ánimo de lucro dedicada a la investigación y la educación para contribuir a mejorar la salud.

Evolución

Determinar el nivel o los patrones de estrés no es “ciencia” oculta.

Hasta hace 20 años se aplicaban cuestionarios para observar los efectos psicológicos del estrés, pero no se consideraba su impacto físico.

Por aquel entonces se desarrollaron sistemas digitales que detectaban, utilizando sensores, los parámetros de respiración, tensión muscular y conductancia de la piel. Los sensores enviaban las señales a una computadora.

Se contaba con sensores de movimiento respiratorio (toráxico y abdominal) y de banda elástica. El software recibía las señales de los sensores y tenía la capacidad para graficar y analizar la información con el propósito de brindar los resultados.

Más recientemente las investigación científicas avanzaron a medir la variabilidad del ritmo cardíaco (HRV, por sus siglas en inglés) para el monitoreo del estrés, utilizando sensores y algoritmos que realizan un análisis y detectan patrones de estrés.

Cada mañana una persona puede medir cuál es su situación con la aplicación en el móvil. (Foto Marvin Caravaca)
Cada mañana una persona puede medir cuál es su situación con la aplicación en el móvil. (Foto Marvin Caravaca)
¿Cómo se hace?

Su solución del Instituto HeartMarth consiste en un sensor que mide la HRV.

Lo que ocurre es que el corazón envía constantemente información al cerebro a partir de una red o circuito neuronal que lo rodea.

El sistema de medición del HRV establece cuál es el patrón hallado: si es de coherencia o si es de incoherencia.

Cuando el patrón es de coherencia, la persona tiene emociones positivas y hay armonía del sistema nervioso y del ritmo cardíaco.

Entonces se desbloquea el cerebro, se activa la corteza prefrontal, donde se ubican las funciones relacionadas con la creatividad, la innovación y la imaginación.

Aquí mejora la claridad mental y la capacidad para tomar decisiones y se obtiene más habilidad para enfrentar situaciones de estrés

Si ocurre lo contrario, si el patrón es de incoherencia, se desencadena una cadena de 1.400 eventos bioquímicos relacionados con la desconcentración, conflictos, irritabilidad o colapso nervioso.

Cuando una persona está estresada su cuerpo no está sincronizado, hay un desorden en el ritmo cardíaco y el sistema nervioso bloquea o inhibe el área racional del cerebro.

Aquí es imposible generar mejores decisiones operativas o de negocio, tampoco innovación.

Si la situación de incoherencia es constante, la persona puede llegar a no reconocerla y sentir que los síntomas son “normales”.

Las variaciones del ritmo cardíaco son claves para otras actividades. Por ejemplo, se relaciona con el desempeño de los deportistas en actividades o ejercicios de alta intensidad.

De acuerdo a esas variaciones se puede determinar la exigencia en un ejercicio y la probable respuesta de la persona.

Se puede utilizar dos tipos de sensores. Uno registra el ritmo cardíaco colocándose en el lóbulo de la oreja. El sistema registra las variaciones y en barras de colores cuál es el resultado. (Foto Marvin Caravaca)
Se puede utilizar dos tipos de sensores. Uno registra el ritmo cardíaco colocándose en el lóbulo de la oreja. El sistema registra las variaciones y en barras de colores cuál es el resultado. (Foto Marvin Caravaca)
Sensores

Los resultados de las mediciones del HRV, con aplicaciones como Innerbalance, se muestran en forma gráfica.

En una computadora el sistema brinda una gráfica de la oscilación del ritmo cardíaco y a través de tres mediciones (como en un termómetro) muestra el patrón detectado.

En la app –disponible para dispositivos iOS Android– también se presenta el resultado en una gráfica con colores en tiempo real.

Se puede utilizar dos tipos de sensores: una prensa que se coloca en el lóbulo de la oreja o un lector de huella digital.

La solución tiene un costo local de $283, incluido el impuesto al valor agregado (IVA).

En una empresa un coach puede ver la situación de los miembros de los equipos de trabajo, con el fin de determinar planes de acción.

Las personas también tienen la opción de hacer grupos privados y ver un rating como en Strava, la aplicación para deportistas.

A partir del diagnóstico realizado las empresas pueden implementar programas de manejo de estrés, de resiliencia y para formar equipos de alto desempeño.