Tecnología

La “tokenización” se cuela en nuevos sectores de la economía y promete abrir mercados inéditos

Las posibilidades de uso de los “tokens” se extienden a sectores como bienes raíces o documentos legales

La tecnología blockchain no solo revolucionó las finanzas mundiales a través de la emisión de criptomonedas como el bitcóin, sino que también promete ir más allá con los tokens.

Nuevos sectores de la economía están incursionando en el uso de tokens, más allá del mundo de los videojuegos y el arte virtual que ya llevan varios pasos adelante en esta tecnología, y esta situación ha llevado a hablar de la “tokenización de la economía”.

Además, con este fenómeno en marcha y con grandes promesas por delante, los especialistas en la materia prevén que la tokenización potencie nuevos nichos de mercado, algunos de los cuales ya están creciendo con fuerza.

¿De qué se habla?

Conforme avanza la tecnología y las posibilidades que esta brinda, aparecen también nuevos términos que, en principio, podrían sonar abstractos. Tal caso puede ser el de tokenización.

Esta palabra se refiere básicamente a dotar de un valor digital a un producto o servicio. La tokenización puede convertir cualquier objeto, sea físico o digital, en un token digital.

“Los token son representaciones digitales de un valor. Comúnmente son creados en la plataforma blockchain de Ethereum, sin embargo hay otras blockchain que permiten su implementación”, mencionó Nancy Quirós, especialista en monedas digitales y tecnología blockchain de la Universidad Lead.

Uno de los ejemplos más claros son los non fungible tokens (NFT), el cual es un token irreemplazable por otro igual, pues representa un único activo, como una pintura digital, por ejemplo.

Aquí confluye otro concepto que puede ser sinónimo de este fenómeno: el metaverso, el cual viene a ser una versión digital del mundo, en el que todo está virtualizado y representado en tokens.

“El metaverso no podría existir sin tokens y sin blockchain. El fin es el metaverso y la intención tokenizar todo, ropa, zapatos, etc.”, explicó Francisco Angulo, desarrollador de blockchain.

Angulo agregó que la intención de empresas como Facebook es convertir sus plataformas en un metaverso. El reto será establecer la intercomunicación entre estos metaversos, para lo que ya han surgido algunos estándares internacionales.

La tokenización no sería posible sin la tecnología blockchain, pues esta facilita el proceso y permite soportar el metaverso y es su principal ventaja frente a otras formas de digitalización.

Para lograr consolidar esta tendencia, el uso de los tokens debe masificarse a otros espacios y áreas de la economía, pues su aplicación va más allá de cuadros digitales.

Nuevos usos

“Estamos tokenizando muy poco. Es el gran reto que tenemos porque la verdadera disrupción, lo más innovador, vendrá de aquí”, le dijo José Luis Núñez, responsable de blockchain de Telefónica, en el 2019 al diario El País.

Dos años después, la tokenización no ha hecho otra cosa sino avanzar.

Según un reporte de EY del 2020, existen tres áreas principales en las que los tokens tienen el potencial para usarse.

En primer lugar están los activos intangibles que son los más comunes actualmente. Aquí se incluyen los NFT y las obras de arte digitales, pero también otros elementos que amplían el rango como patentes, derechos de marca o de uso, propiedad intelectual, entre otros.

Un segundo grupo lo conforman los métodos de pago. Las criptomonedas pertenecen a esta categoría, pero también las monedas de curso legal emitidas por los gobiernos, así como las monedas digitales de bancos centrales (CBDC, del inglés central bank digital currency) que empiezan a ganar terreno.

Países como Bahamas o China le han apostado a sus respectivas CBDC. En el caso del gigante asiático, su gobierno trabaja en crear el yuan digital, que espera tener listo para los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022, cuya sede será Pekín.

Además, en este rubro también se contemplan los puntos corporativos, como por ejemplo millas de fidelidad de una empresa para sus clientes o puntos que valen por comida que una compañía le da a sus trabajadores.

Finalmente, una tercera categoría son los productos financieros y activos físicos, en donde se incluye una amplia gama de objetos, desde coleccionables, dispositivos médicos, certificados, bienes raíces, artículos de consumo como bebidas, entre otros.

“Todo eso va a ser tokenizado, eso es lo que se busca, para facilitar saber quién es dueño de qué, dónde está qué, etc.”, mencionó Angulo.

Si bien la tecnología blockchain permite el anonimato, en algunos casos sí es pertinente que sea público el nombre de la persona propietaria, como en patentes o derecho de marca.

Si se trata de colecciones privadas o cuando el dueño desee privacidad del activo, el token garantiza, a través de otras tecnologías, la verificación de quién es el dueño, según explicó Otto Mora, manager de Tecnologías Blockchain de EY.

En este último grupo de activos físicos aún existe gran espacio para la exploración, pero se han dado esfuerzos de empresas por tokenizar activos del mundo “real”, principalmente de propiedades.

Mora recordó un caso que se dio en Colombia en el que el Gobierno de ese país decidió retitular las tierras de personas desplazadas por medio de un registro incorruptible en blockchain, que permite saber quién es la persona dueña de cada terreno.

El argumento principal fue que así se garantiza mayor seguridad jurídica, según publicaron medios colombianos.

Al final de cuentas, la tokenización puede traer algunas ventajas, según los especialistas consultados por EF.

Quirós mencionó que significa explorar nuevas formas de interacción basadas en reglas que son transparentes y que nadie puede cambiar, pues son descentralizadas.

Por otra parte, una desventaja –que apunta más a un reto– es el escaso reconocimiento por parte de los gobiernos y el poco desarrollo de la legislación, por lo cual no existe protección al consumidor o servicio al cliente, aunque ya existen aseguradoras virtuales descentralizadas.

Nichos con potencial

La tokenización está abriendo nuevos horizontes que cuentan en este momento con potencial para desarrollarse a futuro.

Uno de ellos son las finanzas descentralizadas (conocidas en inglés como DeFi), que pretende reducir aún más la participación de los bancos físicos al permitir ofrecer instrumentos financieros dentro del blockchain.

El propio metaverso también generará nuevos nichos en los que las personas podrán ser dueñas de tierras virtuales, casi un mundo paralelo virtual.

Mora agregó que otra de las implicaciones y oportunidades de crecimiento es complementar procesos físicos y hacerlos más eficientes, como el caso de contratos inteligentes o préstamos bancarios.

Francisco Ruiz León

Francisco Ruiz León

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Bachiller en Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo por la Universidad de Costa Rica.