Tecnología

Intel aumenta a $600 millones la inversión y a 600 los empleos para su nueva planta en Costa Rica

En diciembre anterior la firma anunció que invertía $350 millones y requería 200 puestos para la nueva operación de ensamble y prueba

Intel Costa Rica anunció que aumentó la inversión anunciada en el mes de diciembre 2020 de $350 millones a $600 millones para las operaciones de ensamble y prueba que iniciarían en este segundo semestre del 2021, así como aumenta la cantidad de empleos contratados en el país a 600.

La firma comunicó que el crecimiento de las inversiones obedece a la decisión de acelerar la rampa de las operaciones para soportar nuevas demandas de sus clientes, así como crecimiento de las operaciones existentes en el país. Solo el área de manufactura tendrá 26.000 metros cuadrados, unos 11.000 más de lo previsto.

La industria de fabricación de componentes enfrenta un aumento en la demanda de chips para la fabricación de dispositivos como computadoras, tabletas, teléfonos móviles e incluso en sectores de automóviles y electrodomésticos, que cada vez más incluyen funcionalidades electrónicas y computarizadas.

En total, se han contratado 750 personas del 2020 a la fecha para las tres operaciones de la firma en Belén: ensamble y prueba, el Centro de Investigación y Desarrollo y el Centro de Servicios Globales.

Timothy Scott Hall, gerente de asuntos gubernamentales de Intel Costa Rica, resaltó que la compañía actualmente cuenta con más de 2.700 colaboradores, la misma cantidad que se tenía en 2014. En aquel momento Intel cerró la operación de fabricación, inició el Centro de Investigación y Desarrollo y mantuvo la operación de servicios corporativos. “Además se genera empleo indirecto en nuestras operaciones a cerca de 3.800 personas”, aseguró Scott.

El ejecutivo agregó que la corporación está pendiente de los esfuerzos en distintas geografías para aumentar la competitividad, en esta oportunidad la infraestructura existente, la sinergia con las operaciones que ya están en el sitio, el régimen de zona franca y la certeza jurídica le dieron a Intel una opción favorable para ampliar su capacidad en Costa Rica.

Intel también aumentó en $40 millones la inversión en nuevos equipos y tecnología para los laboratorios del Centro de Investigación y Desarrollo, dedicado al diseño, prototipo, prueba y validación de soluciones de circuitos integrados. Se está ampliando el espacio y la infraestructura en los diferentes laboratorios. Para esta área en específico se han contratado 150 personas en el último año.

Entrenamiento

Intel había anunciado que para la reanudación de la planta de ensamblaje y prueba requería inicialmente 200 personas. En este momento se mantienen más de 150 posiciones abiertas en diversas áreas como ingeniería, manufactura, finanzas y tecnologías de la información, entre otras. Los interesados en postularse pueden buscar todos los detalles únicamente en www.intel.com/jobs.

Los nuevos colaboradores han llevado un proceso de entrenamiento desde su ingreso, en aspectos de técnicos, salud ocupacional, y cultura organizacional. Para la operación de ensamble y prueba la capacitación se realiza en Asia, en Estados Unidos y también localmente.

La firma sostiene que estas nuevas operaciones de ensamble y prueba iniciarán en este segundo semestre del año. Las instalaciones estarán en el campus de la empresa en San Antonio de Belén.

Intel aseguró que en este momento todos los equipos necesarios para el arranque de la planta ya están en el país e iniciaron el respectivo proceso de verificación funcional. También inició el proceso de certificación por parte de la Corporación, que se espera este completado en aproximadamente dos meses.

Estas operaciones son parte de la organización de Manufactura y Operaciones de Intel. Una vez que se completa el proceso de fabricación de obleas de silicio en las fábricas de Intel, son cortadas y se envían a una instalación de ensamble y prueba. Cada chip se ensambla en un paquete que lo protege y le permite conectarse a otros componentes. Finalmente, se prueba su funcionalidad.

Las operaciones de fabricación se suman a las actividades de alto valor que ya se encuentran en Costa Rica y que se dividen en dos grandes centros:

—El Centro de Investigación y Desarrollo: actualmente el mayor Centro de I&D y el mayor exportador de estos servicios en el país, dedicado al diseño, prototipo, prueba y validación de soluciones de circuitos integrados; aquí se emplea al 40% de las personas colaboradoras.

—El Centro de Servicios Globales: este centro diseña, ejecuta y transforma procesos de negocio multifuncionales para todo el mundo en finanzas, recursos humanos, ventas y mercadeo, calidad y tecnologías de la información. Aquí se emplea otro 40% de la fuera laboral.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".