Por: Carlos Cordero Pérez.   6 febrero
Tarjeta inteligente utilizada para firmar digitalmente. (Foto archivo GN)
Tarjeta inteligente utilizada para firmar digitalmente. (Foto archivo GN)

Banco Promerica instauró el uso del nuevo servicio del Firmador Central, que el Banco Central de Costa Rica (BCCR) implementa a través de Internet para la firma digital, desde junio de 2019.

En su mayoría se han firmado documentos PDF, aunque el servicio está disponible también para documentos con formatos de Office.

Federico Chavarría, subgerente de negocios de Promerica, afirmó que hasta el momento no han tenido mayor problema, a excepción de alguna intermitencia del servicio.

“En general, ha funcionado correctamente y mantiene seguro al usuario”, aseguró Chavarría.

(Video) Así funcionará la firma digital

El Firmador Central es una herramienta que automatiza, simplifica y estandariza la firma digital para operaciones y documentos electrónicos.

Actualmente, se utiliza mediante la plataforma del Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe) y estará disponible a mitad del 2020 a través de Internet.

El objetivo es superar los problemas de configuración, actualización, diversidad e interoperabilidad de los sistemas de firma digital.

“Hay muchas entidades con diferentes sistemas y una experiencia de uso muy heterogénea”, indicó Miguel Carballo, analista de ciberseguridad del BCCR.

El Firmador Central cuenta con 110.000 usuarios activos; durante el 2019 realizaron más de un millón de transacciones. En lo que va del 2020, se contabilizan más de 651.000.

Actualmente se usa en más de 40 servicios, entre ellos Central Directo (cuenta de fondos abierta para diversas operaciones del BCCR), entidades financieras, y en trámites y oficios internos en la Universidad de Costa Rica.

El abecé de la firma digital
Aspectos relevantes:
Solicitud: se gestiona una cita en las oficinas de registro del BCCR o en una de las 50 oficinas autorizadas por la Autoridad Certificadora del Sinpe, con documento de identidad válido.
Costo para persona física: en el BCCR el costo del paquete completo (tarjeta y lector) es de ¢35.000 colones y de ¢25.000 si se trata solo de la tarjeta nueva y certificado. Cada entidad define el precio; en algunas se cobra hasta ¢67.000.
Costo para persona jurídica: todo el proceso se realiza en el BCCR y el costo para sello o agente electrónico es de ¢10.000.
Beneficios: brinda equivalencia con la firma autógrafa, carga de prueba, robustez técnica (autenticación, garantía de integridad y autenticidad, ubicación en el tiempo) y trazabilidad de procesos, digitalización y reducción de impacto ambiental.
Cuidados: crear clave compleja y no anotar el PIN en la tarjeta inteligente, no dejarla conectada al equipo, revocarla en caso de pérdida o robo, reportar comportamientos anómalos, no usar en computadoras que no sean de confianza y tener presente la fecha de vencimiento.
Fuente: BCCR.
¿En qué se usa?

En Costa Rica hay 220.000 personas físicas activas con firma digital y otras 160.000 cuyo certificado expiró y no lo han renovado.

También se han entregado 138 certificados o firmas digitales a 91 entidades o empresas. De ellas, más de 30 están usando el firmador activamente.

La firma digital se utiliza en los servicios y trámites de más de 60 instituciones, entre las que se incluyen el mismo Banco Central y las superintendencias (financiera, de seguros, valores y pensiones), entidades financieras, varios ministerios, el Poder Judicial, la Caja Costarricense del Seguro Social, el Instituto Costarricense de Electricidad, el Instituto Nacional de Seguros, y Acueductos y Alcantarillados.

En el Banco Nacional de Costa Rica se usa para la gestión y entrega del dispositivo quick pass, autorizaciones de trámites, firmas de contratos, informes y avalúos, correspondencia interna y procesos de contratación, entre otros.

En los bancos Promérica, Popular, BAC Credomatic, de Costa Rica y Davivienda se usa para la autenticación en su servicio en línea, transacciones y transferencias electrónicas, aumento de límites de transferencias y preregistro de cuentas, entre otras.

Por su parte, en el Ministerio de Hacienda se emplea en el sistema de aduanas conocido como TICA, en compras públicas y en tributación digital, mientras que en la cartera de salud se requiere en el registro sanitario de medicamentos y alimentos.

Hay municipalidades –como las de Alajuela, Heredia, Palmares, San Carlos, San José, San Ramón y Santa Ana– en las que es necesaria para procesos de solicitud y autorización de patentes o en la autenticación en sus sitios web.

La firma digital puede ser solicitada por las personas físicas mayores de edad o personas jurídicas. Estas nombran a un encargado responsable (denominado tramitador) que realiza las gestiones en representación de su ente (véase recuadro ‘El abecé de la firma digital’).

Cuando solicita la firma digital en una entidad autorizada, la persona realiza una activación, registrando su clave.

Ahí se le entrega una tarjeta inteligente que cumple con las condiciones de seguridad establecidas en normas internacionales, y es homologada por el BCCR.

En el Firmador Central se puede utilizar la firma digital para varias transacciones. (Imagen cortesía BCCR)
En el Firmador Central se puede utilizar la firma digital para varias transacciones. (Imagen cortesía BCCR)
Firmar y validar

La firma digital se puede utilizar en computadoras (escritorio y portátiles) o tabletas con lectores de tarjetas inteligentes integrados o conectados mediante puerto USB.

Las computadoras deben contar con alguno de los sistemas operativos usuales, tales como Windows (7 SP1, 8/8.1 y 10), MAC OS 10.10 y distribuciones basadas en Debian o RPM. Solo hay que instalar componentes suministrados por el centro de soporte de firma digital del BCCR.

En el equipo queda instalado un pequeño software que se identifica con un ícono de llave en la barra inferior de la pantalla.

El procedimiento para firmar un documento, o verificar que está firmado, varía dependiendo del sistema de ofimática que se use: Microsoft Office o Adobe Reader para PDF (véase recuadro ‘Paso a paso’).

Hay otras herramientas de validación que pueden utilizarse, en caso que se prefiera, como un visor llamado Foxit Reader para documentos PDF. El mismo BCCR liberará una funcionalidad de validación que estará disponible para suscriptores de Central Directo.

Paso a paso
Así se firma un documento electrónico:
Paso 1: Inserte la tarjeta inteligente en el lector de la computadora.
Paso 2: Ingrese a la opción proporcionada por la herramienta para realizar firmas digitales.
Paso 3: Solicite a la tarjeta la creación de la firma digital para el documento en cuestión.
Paso 4: La aplicación solicita el PIN para que el proceso de firma digital se realice en la tarjeta. Digítelo.
Paso 5: La aplicación transforma el documento electrónico, adjuntando la firma digital.
Paso 6: Verifique que el documento o archivo está firmado digitalmente por medio de las facilidades que brindan las herramientas ofimáticas o el Firmador Central.
Fuente: BCCR.
En web y móvil

En el segundo semestre se espera disponer del Firmador Central para todo tipo de transacciones o trámites. El BCCR recalca que en este proceso no realiza copias de las claves ni de los documentos.

Con este servicio se puede firmar contratos de diferentes tipos, empezando por los de alquiler, o las declaraciones tributarias que deben entregarse a través del sistema virtual de Hacienda.

Simplemente se abre una ventana donde se indica cuál es el documento por firmar, se escribe el código que da el servicio y el PIN o clave del usuario, y se instala la firma digital.

Las actualizaciones, las mejoras y el soporte técnico quedan a cargo del BCCR y no dependen de si el sistema operativo está obsoleto o no.

En el segundo semestre también se podrá utilizar en móviles con tecnología de conexión de corto alcance (NFC): se acerca la tarjeta inteligente al teléfono para que el sistema realice la verificación.

La firma digital se podrá habilitar en tarjetas de débito o crédito que también cuenten con NFC. Al adquirir la firma digital, el cliente solicita que se configure el chip de su tarjeta.

En este caso se tendrá una aplicación que interactúa con la tarjeta inteligente y con las de débito o crédito.

“Lo que queremos es quitarle complejidad al proceso”, insistió Carballo.

Cuando se concluye una operación electrónica se genera un documento que es validado con la firma digital a través del Firmador Central. (Imagen cortesía BCCR)
Cuando se concluye una operación electrónica se genera un documento que es validado con la firma digital a través del Firmador Central. (Imagen cortesía BCCR)