Tecnología

Cambio de canal en América Latina: la TV por paga cae levemente y el ‘streaming’ crece

La cantidad de clientes de televisión por cable y satelital se mantendrá, pero se mantiene al alza los suscriptores de servicios de video a través de Internet

A medida que aumentan la cantidad de hogares totales y el consumo de los servicios de entretenimiento de video en línea (streaming) como Netflix, HBO Max y Disney+ disminuye la penetración de la televisión por cable y satelital en América Latina, aunque a un ritmo más lento que en Estados Unidos.

Un reporte de la firma eMarketer muestra que, si bien la cantidad de suscriptores a televisión por paga en la región se mantendrá entre 2020 y 2026 alrededor de los 65 millones de hogares abonados, el crecimiento de la cantidad total de hogares implica una reducción el porcentaje donde se mantiene la televisión por paga.

La penetración de la televisión por paga continuará disminuyendo en Argentina (4% en el 2021 comparado con 2020), Chile (1%), Colombia (3%) y México (11%) en los próximos años, según el pronóstico de eMarketer, una firma especializada en medios, mercadeo y compras digitales. En los demás países la caída será del 1%, con excepción de Brasil (crecerá 1%).

Paralelamente, en la región, hay un incremento de la oferta de servicios y de los usuarios de streming. Se estima que en 2020 el número de suscriptores de servicios de video vía streaming fue de 62 millones. Para el 2022 serían cerca de 94 millones y para el 2024 casi 111 millones.

Netflix, por ejemplo, reportó un aumento en América Latina de los más de 27,5 millones de suscriptores en marzo de 2019 a más de 38,6 millones en junio de 2021, según la información de la firma a los inversionistas. Sólo en el 2020 obtuvo más de 6 millones de nuevos suscriptores, por encima de las 5,3 millones de adiciones de todo el 2019. De principios de 2019 a junio anterior la firma incrementó sus ingresos en la región de $630 millones a $1.697 millones.

En Costa Rica las estadísticas de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) muestran que la cantidad de suscriptores solamente de Internet pasó de 30.626 a 126.132 entre 2019 y 2020. Los datos muestran un incremento de las conexiones a Internet y la caída en televisión por paga.

La caída en la penetración de la televisión de pago en la región seguirá siendo más lenta que en comparación con EE. UU. En el mercado estadounidense el gasto en medios digitales superará los $200.000 millones, pronostica Nielsen, otra firma de estudio de mercado. Y aumenta el consumo de videos en Internet.

Para el 2022 aumentará el tiempo dedicado a los canales digitales: se pasará de una hora y media (estimada en 2018) a dos horas y 24 minutos para el próximo año. Al mismo tiempo, la televisión por paga y abierta caería de cuatro horas y 10 minutos a un poco más de tres horas en el mismo periodo.

El streaming o transmisión de video a través de Internet representaba el 29% del tiempo total de entretenimiento en pantallas de televisión en EE. UU. en junio de 2021, lo que también se atribuye al hecho de que el 77% de los hogares tienen al menos un dispositivo conectado. Para el 2022 se estima que los usuarios pasarían casi la mitad del tiempo en canales o medios streaming.

Dado el crecimiento en el consumo y las oportunidades publicitarias que lo acompañan, Nielsen afirma que no es sorprendente que el 60% de los anunciantes estadounidenses digan que planean cambiar este año la inversión publicitaria de la televisión lineal a la televisión conectada (CTV) o sistemas over-the-top (OTT), donde se tiene acceso a video streaming desde cualquier dispositivo.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".