Historias

Se necesita más que una buena gerencia en los condominios, por lo que Camila y Oscar fundaron Adicon para ofrecer una solución

Solución se brinda con tecnología en la nube de Google e incluye diferentes módulos; los condóminos e inquilinos tienen acceso a ameneidades y servicios mediante app

Durante varios años Camila Aguilar alquiló en condominios y como inquilina no formaba parte de las reuniones de los propietarios. En 2020 su condición cambió y empezó a hacer comentarios, a partir de su conocimiento financiero, sobre la información que se brindaba.

Los vecinos del condominio la invitaron a participar y fue donde descubrió varias necesidades. En abril de 2020 las comentó con un excompañero de secundaria que es arquitecto, Oscar Quesada, fundaron Adicon (Administración Inteligente de Condominios) y desarrollaron una solución para condominios. “Lo común es que las gerencias se centren en lo exterior”, dice Camila.

Los dos estudiaron en el Liceo López Segreda, en La Sabana, y se graduaron juntos.

Camila empezó a trabajar de inmediato en contabilidad en una empresa local. La materia la lleva en la sangre, pues su mamá es contadora privada. Eso se combina con lo tecnológico, pues su padre es ingeniero de sistemas y ha trabajado en diferentes empresas.

Siguió estudiando administración en la Universidad Autónoma de Monterrey donde primero se graduó en recursos humanos, en 2017, y hace poco —en 2021— en negocios. De la empresa donde empezó a trabajar pasó firmas internacionales ubicadas en Costa Rica en el área financiera.

Oscar, por su parte, estudió arquitectura en la Universidad Hispanoamericana y trabajó en varias empresas de servicios de diseño interno y después en firmas donde combinaba el diseño interno y la arquitectura, donde le llegaron a encargar proyectos de marinas en Costa Rica y proyectos internacionales.

Él se enfocó en la gestión de proyectos, con herramientas tecnológicas para visualizar escenarios, modelado tridimensional (3D), prever riesgos, trazar rutas críticas de acción y gestión de operaciones. Incluso regresó a la compañía donde inició trabajando y se encargó de la migración de los viejos sistemas que usaban a uno más moderno, labor que incluyó diseñar estructuras y manuales de funcionamiento.

Con la pandemia en 2020 se cerraron muchos contratos que tenía la firma. Inicialmente solo lo dejaron a él. Paralelamente empezó a brindar servicios en forma independiente. Fue cuando se encontró con Camila.

Cuando Camila vio la información de su condominio le surgieron algunas inquietudes. Acostumbrada a gestionar cuentas de más de $1 millón en el trabajo que tenía en una firma internacional y por su conocimiento tenía la experiencia para ver lo que otros propietarios no estaban detectando. Cuando la invitaron a formar parte de la junta, ella estudió todo lo que tenía que ver con leyes, reglamentos y administración de condominios.

Fue cuando vio que las gerencias de los condominios se enfocan en el mantenimiento y la seguridad del exterior de los edificios y las áreas comunes.

Entre las situaciones que son comunes en los condominios está la gestión deficiente de los recursos y de las obligaciones. Incluso, pueden llegar a la situación de que no pueden sostener el servicio que les brinda una empresa de seguridad y llega el día donde los portones están de par en par y no hay guarda.

En mayo de ese año, cuando el país salía del confinamiento, Camila y Oscar empezaron a darle forma a su idea, ambos aportando el conocimiento y experiencia que tenían en administración, contabilidad y finanzas, arquitectura y gestión de proyectos.

En octubre de ese año quedó formalizada la inscripción de la sociedad denominada Adicon, así como su sitio web con información sobre los servicios. Pero los clientes no llegaban.

“No atinábamos a donde queríamos”, dice Oscar. “No habíamos armado el modelo de negocios ni la estrategia”.

En enero de 2021 empezaron a trabajar con un mentor en negocios, el cual había sido profesor de Camila en la Universidad y que se dedica a apoyar emprendedores. El propósito fue reorientar y redireccionar la empresa. Y empezaron a ver oportunidades.

Lo primero es que la mayoría de inquilinos y propietarios en los condominios son jóvenes y, por supuesto, muy orientados a la tecnología. Había que desarrollar una solución que fuera más allá de los servicios de asesoría. Tres meses después sabían cuál era la ruta a seguir.

En el mercado hay varias soluciones (Aditum, GoCondo, Innova o Hac, entre otras), pero las tecnológicas para propiedades inmobiliarias o proptech (que incluye condominios o propiedades inteligentes para vivir, trabajar y entretenerse) apenas se abren paso.

A nivel global EE. UU. posee la mayor parte de las empresas de proptech (60%), seguido por Europa (27%) y Asia (3,5%), de acuerdo con el PropTech Annual Barometer de la ESCP Business School, un centro europeo con sedes en París, Berlín, Londres, Madrid, Turín y Varsovia. La Realty 2.0 Conference predice que el proptech avanzará con la demanda de recorridos virtuales, la personalización de aplicaciones basadon en la inteligencia artificial y la atracción de las nuevas generaciones.

Camila y Oscar empezaron a armar la solución de Adicon para condominios como un servicio en la nube a partir de la plataforma de Google. Además, con apoyo de un proveedor, desarrollaron una aplicación móvil. En lo esencial, la solución se basa en la experiencia y conocimiento de ambos en las áreas administrativas y financiero-contables tanto como en la gestión de proyectos inmobiliarios.

La solución se enfoca en la gestión de los condominios y cuenta con módulos financiero contables (incluyendo cuentas por cobrar y cuentas por pagar), operación (gestión de mantenimiento y reparación de servicios comunes: gimnasio, piscina, limpieza e instalaciones) y atención al cliente (certificaciones y estados de cuenta, chatbot con inteligencia artificial para consultas y solicitudes).

La app permite a los condóminos (y si alquilan se cede los derechos a los inquilinos) para reservación de amenidades, consultas y trámites, acceso a información (reglamentos, estados financieros, boletines y avisos o anuncios) y autorización de visitas (que solamente deben presentar un código de barras al guarda de la entrada para que confirme el ingreso).

Incluso para solicitar servicios independientes de fontanería, electricidad o reparación de electrodomésticos. Con éste se atiende una de las situaciones más comunes: los condóminos e inquilinos están sin apoyo y deben buscar un servicio para emergencias en las instalaciones.

El propósito es agilizar y hacer más eficientes los procesos en condominios horizontales, verticales o mixtos (con centros comerciales). En su diseño se apoyaron en servicios y soluciones que se utilizan en Estados Unidos.

La solución tiene un costo de ¢5.000 a ¢7.000 por filial, pero hay que hacer un estudio de necesidades y de los módulos que se utilizarán para presentar una cotización.

En algunos casos, los condominios solicitan únicamente la asesoría. Otros ya empiezan a ir más allá. De hecho, el primer cliente de Adicon empezó a utilizar la solución en setiembre de 2021.

La oportunidad es inmensa. Oscar y Camila asistieron a una reunión de una junta directiva de un condominio donde cada oferente presentaba su mejor carta de servicios. Algunos solamente se ofrecían para el puesto de administrador del condominio.

“Yo vivo cerca”, dice Oscar que fue la postulación de uno de las personas que concursaron. Otras eran empresas de gestión de condominios y solo Adicon con una solución tecnológica.

La propuesta de Adicon es brindar la asesoría —que también genera ingresos y para lo cual se apoyan también en un staff de abogados independientes con conocimiento en el área— y ofrecer en especial la solución para que los condominios, no importa quién esté en la gerencia, mejoren la administración y funcionamiento.

La meta para este 2022 es posicionar la solución en el mercado y aumentar los condominios que la utilicen. “No solo es contratar a alguien para la gerencia, sino apoyarse en un servicio tecnológico”, insiste Oscar.

El impulso emprendedor también encendió otras oportunidades. Oscar en servicios de arquitectura y diseño de residencias, remodelaciones y consultoría. Camila con un negocio de belleza.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.