Gerencia

Cómo tener éxito en la creación de negocios

El lanzamiento de un negocio implica un conjunto sucesivo de etapas, actividades y detalles

Cuando se abre un negocio nadie quiere fracasar, aunque los ajustes de productos, servicios, modelo de ingresos, valor generado a los clientes, de estrategia, de punto de venta e incluso el cierre o cambio de negocio deben estar entre las alternativas y nadie debe sentirse mal por eso.

Hay varias claves que firmas como McKinsey y Oracle indican favorecen el éxito del negocio, incluso para empresas que crean nuevos productos o servicios y spin off (nueva empresa creada a partir de la existente).

“Los negocios deben apuntar sus estrategias, tareas y recursos hacia el futuro”, dijo Kristian Sánchez, ejecutivo de Oracle Centroamérica. “Para hacerlo deben pensar y decidir cómo crear mejores productos y servicios, cómo introducirse en mercados nuevos y también cómo usar la creatividad y la tecnología para romper sus propios paradigmas”.

Adopte un enfoque de prueba y aprendizaje

La introducción de un producto o servicio, así como los ajustes posteriores, exige evaluar las reacciones de las personas compradoras para mejorar cómo se atienden sus necesidades. Se deben tener claros los procesos y ciclos de compra y de entrega.

En esta etapa lo recomendable es lanzar un producto mínimo viable para grupos de prueba de clientes y para obtener información que les permita acelerar y mejorar el desarrollo de sus productos y servicios.

La generación de concepto, del producto mínimo viable y el escalamiento exigen una comprensión profunda de los clientes actuales o potenciales, para lo cual es indispensable utilizar métricas, herramientas y metodologías (encuestas, paneles de comentarios, estudios de campo, revisiones diarias) que permitan obtener datos de necesidades, expectativas, puntos débiles y experiencia del cliente.

Aproveche las tendencias

Mantenga un monitoreo activo del mercado, tanto de las condiciones como de los cambios en los hábitos de los clientes, para lo cual es indispensable estar actualizándose de la situación económica, de la pandemia (en este momento) y de la industria en que participa.

Las personas emprendedoras deben estar al día sobre nuevas tecnologías, insumos, proveedores, productos y servicios, competidores y programas de capacitación y formación en su sector, así como las tendencias en mercadeo y otras áreas.

Aproveche las competencias que tenga la empresa (habilidades) para ajustarse y aprovechar las tendencias y oportunidades que se presenten, incluso cuando eso pueda implicar un giro completo en el negocio.

El análisis debe incluir un reconocimiento de las debilidades, problemas y obstáculos que tiene la empresa para aprovechar las oportunidades o para hacer los cambios pertinentes de acuerdo con las tendencias. Ir con viento a favor y con la corriente es mejor que lo contrario.

Apóyese en los mejores talentos

El equipo humano es fundamental para la producción y la comercialización en su negocio, por lo que procure incorporar y entrenar al mejor talento que le sea posible.

Según McKinsey las personas de alto rendimiento son más de ocho veces más productivas en la realización de actividades de alta complejidad que quienes tienen rendimientos medios.

Las empresas hoy compiten fuertemente por atraer al mejor talento, con habilidades tecnológicas y blandas para trabajo en equipo, gestión de conflictos, gestión del tiempo, manejo del estrés, comunicación, cultura empresarial, servicio al cliente, inteligencia emocional, productividad personal y disposición al cambio, entre otras.

Para los procesos de innovación, indica Oracle, es indispensable asignar a las personas o equipos responsables que administren los procesos y garanticen la implementación del plan.

Si todavía no tiene recursos para reclutar este tipo de talento, construya una red de apoyos con profesionales y empresas que puedan asesorarle. Por ejemplo, si no tiene recursos para mercadeo digital en redes y tienda en línea, puede utilizar plataformas en línea y contratar servicios en este campo. Otra opción es incorporar socios con competencias demostradas en los diferentes campos.

Involúcrese

El involucramiento y compromiso de las personas emprendedoras y de sus equipos en las decisiones, en su puesta en marcha (prueba y desarrollo) y en la evaluación y ajustes de la operación generan el doble de rendimientos a lo esperado.

La participación debe mantenerse con más razón cuando la operación crece y se hace más compleja, pues alcanzar el crecimiento y mantenerlo requiere más involucramiento y atención junto a una mayor delegación y descentralización.

Lo que se debe evitar, tanto cuando la persona emprendedora puede mantenerse involucrada como cuando no, es convertirse en un cuello de botella para la toma de decisiones oportunas.

Siga un proceso estructurado

El lanzamiento de un negocio implica un conjunto sucesivo de actividades: ideación, estudio de mercado, obtención de la tecnología, conseguir proveedores, validación de producto o servicio y del modelo de negocios, presentaciones ante incubadoras e inversionistas, recaudación de fondos, tocar puerta de bancos y reclutamiento, entre otras.

No se debe dejar de lado la metodología de producción y protección de las innovaciones, lo cual implica trabajar con el equipo legal las acciones de protección de la información: marca, patentes, derechos de autor o secretos empresariales, por ejemplo.

Tal proceso, indica McKinsey, debe definirse en un plan donde se identifique la ruta crítica, fechas o plazos y metas a alcanzar, considerando las complejidades de los trámites y permisos de operación de un nuevo negocio, con el doble desafío de mantener controlados los costos.

Incluya un plan de contingencias frente a eventualidades que se puedan presentar en diferentes áreas, incluyendo precauciones financieras.

El proceso implica también, advierte Oracle, mantener al día una contabilidad y balances de resultados para llevar el historial de las estrategias y actividades. Al mismo tiempo, deben incorporarse tecnologías que ayuden a entender y mantener de manera estratégica e inteligente a los clientes, así como plataformas robustas y seguras para cada área del negocio.

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".