Opinión

Editorial: Aguacate y el tiempo de ponerse serios

Las dos últimas administraciones del PAC parecieron ignorar las nociones más básicas de nuestro comercio exterior y decidieron, de forma irresponsable, exponer al país, al adoptar una política de restricciones arbitrarias a las importaciones

El pequeño tamaño de la economía costarricense requiere indispensablemente de los mercados internacionales para poder crecer, aprovechar las economías de escala, y generar riqueza y bienestar para las mayorías. Por esa razón, durante más de tres décadas, el país ha hecho esfuerzos extraordinarios para asegurar el acceso a los principales mercados del mundo, a través de variados acuerdos comerciales, promoviendo la adopción de reglas y disciplinas claras, y mejorando los mecanismos de solución de diferencias para que estos apliquen con rigor esas reglas y disciplinas.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.