Negocios

Apple no es un monopolio pero debe facilitar la competencia, según justicia de EE. UU.

Apple ya no puede obligar a los desarrolladores de aplicaciones a usar su sistema de pago

Una jueza estadounidense propinó un revés importante a Apple en materia de pagos móviles, pero lo exoneró de acusaciones de monopolio, una buena noticia para el gigante de la tecnología acusado de infringir el derecho a la libre competencia.

Apple ya no puede obligar a los desarrolladores de aplicaciones a usar su sistema de pago, un tema central en el litigio con Epic Games que podría tener implicaciones de gran alcance en el sector.

La magistrada Yvonne Gonzalez Rogers estimó en cambio que el fabricante del iPhone no ejerce un monopolio ilegal, como sostiene el editor del célebre juego de video Fortnite, que anunció su intención de apelar la decisión.

“Apple no ejerce un monopolio en el mercado de transacciones en juegos en celulares”, estimó la jueza Yvonne Gonzalez Rogers. Pero “la conducta de Apple es anticompetitiva” cuando el gigante californiano impide a los desarrolladores dirigir a los consumidores a sus propios sitios web y medios de pago, añadió.

Epic Games presentó su caso con el objetivo de romper el control de Apple en su App Store, en el último golpe al imperio controlado por el fabricante del iPhone.

Ambas firmas se enfrentaron sobre si Apple tenía derecho a establecer reglas básicas, controlar los sistemas de pago y expulsar de su sitio de ventas a las aplicaciones que no se avengan a esas normas.

Asimismo, estaba en entredicho la porción de ingresos de Apple por las aplicaciones que ofrece el iPhone, que asciende a un 30%.

"La Corte determinó que Apple tiene una parte de mercado considerable, superior al 55%, y márgenes de ganancia extraordinariamente elevados, pero esos factores no alcanzan para probar una infracción al derecho a la competencia. El éxito no es ilegal", sostuvo la jueza.

El caso

Apple quitó a Fortnite de su App Store después de que Epic Games lanzara una actualización del juego que esquivó el reparto de ingresos con el fabricante del iPhone, que no permite que los usuarios de sus smartphones descarguen aplicaciones de otro lugar que no sea su tienda.

El caso, ventilado en una corte federal, llegó en momentos en que Apple sufre presiones por una amplia ristra de fabricantes de aplicaciones por su control de la App Store.

Epic Games, como muchos pequeños y grandes creadores de aplicaciones móviles, acusa a Apple de abusar de su posición dominante tomando comisiones demasiado altas, e imponiendo su App Store como mecanismo obligatorio para que los consumidores bajen aplicaciones.

"Apple 'ganó' al no ser considerado un monopolio, pero Epic 'ganó' el derecho a dirigir a los jugadores hacia el Epic Store como medio de pago alternativo. Al final: Epic ganó", comentó en Twitter Michael Pachter, analista de la consultora Wedbush.

Tim Sweeney, presidente de Epic, no celebró y prometió "continuar luchando" por "una competencia equitativa" entre los métodos de pago en las aplicaciones y entre las tiendas de aplicaciones.

Apple por su parte, se congratuló por el fallo en relación al asunto del monopolio, cuando las demandas por abuso de posición dominante se multiplican contra Google o Facebook de parte de autoridades estadounidenses y europeas.

Apple señaló que no decidió aún si apelará o no la decisión judicial.