Finanzas

Seguros tienen una cobertura limitada para mercancías afectadas por la crisis de contenedores

La mayoría de pólizas para transporte de mercancías sí cubre territorio internacional, pero tiene cobertura sobre los daños ocasionados por demora

En la reciente crisis de contenedores las empresas no solo deben enfrentarse a elevados costos de logística, dificultades en las cadenas de suministros y la paralización de mercaderías en puertos extranjeros. Adicionalmente deben lidiar con pólizas que no cubren los costos de los retrasos ni la mercancía perdida por demora, lo que pone cuesta arriba sus opciones.

Las mercancías transportadas de un puerto a otro cuentan con una serie de pólizas que pretenden asegurar el contenido, de manera tal que los empresarios pueden confiar en que pese al traslado los eventuales daños están cubiertos, pero en el caso algún inconveniente habrá una póliza que responda por el valor de la carga.

Lo cierto es que nadie —ni si quiera los empresarios— anticipaba una crisis en la que uno de los posibles siniestros sería la pérdida de mercancías debido a la demora en puertos extranjeros.

Un caso particular es el de El Salvador, que afectó directamente a Costa Rica y donde las mercancías están detenidas desde octubre del 2021. Algunos de los contenedores no tuvieron la suerte de poder hacer efectiva su póliza, pues el perjuicio de un atraso de meses por un barco inmovilizado no estaba tipificado como un daño ocasionado a la mercancía o no formaba parte de las cláusulas del contrato.

En Costa Rica, de acuerdo con datos de la Superintendencia General de Seguros, hay seis aseguradoras que ofrecen una póliza que cubren riesgos asociados al transporte de mercancías a nivel nacional e internacional. Estas son Lafise, Mapfre, Assa Seguros, Oceánica y el Instituto Nacional de Seguros (INS).

A pesar de que todas tienen condiciones, primas por riesgo y coberturas diferentes, las aseguradoras de Costa Rica advierten que el 2021 fue un año de múltiples retos para esta rama de pólizas.

Las pólizas de carga importación y exportación del Instituto Nacional de Seguros (INS) cubren tanto en territorio nacional como internacional el daño directo que sufra la mercancía asegurada durante el trayecto pactado o declarado.

Es decir, al adquirir la póliza las personas deben aclarar la ruta que tomará la mercancía y el tipo de productos. Para el caso de mercancías nuevas se cuenta con cobertura de Todo Riesgo.

No obstante algunos de los riesgos que no están incluídos dentro de la póliza son los relacionados con la demora, entendiéndose por esta, los daños relacionados directamente por el retraso durante el transporte de la mercancía.

De manera que en un transporte de mercancía perecedera, no estarían amparados los daños que sufra la mercancía a causa del deterioro por la dilación en el viaje.

“En términos generales, las demoras no están cubiertas; sin embargo, otros riesgos relacionados con el tránsito de mercancías tales como: incendio, robo, saqueo, inundación, entre otros, sí se cubren mientras se cumplan con los términos contractuales de la póliza”, explicó la oficina de comunicación del INS en las respuestas enviadas por correo electrónico.

En el caso de Lafise la política es diferente, pues esta aseguradora sí cubre la demora, la desviación, descarga forzosa, reembarque o trasbordo u otros cambios de rutas dispuestos por los porteadores, siempre que sean por causas ajenas al control del asegurado.

La mercancía asegurada estará cubierta hasta el nuevo punto de destino. La solicitud de cobertura debe de realizarse de manera previa a solicitud expresa del asegurado, la debida aceptación de la compañía aseguradora y pago de la prima adicional que se determine. Podrá extenderse hasta la expiración de un período máximo, que puede ir desde los 15 hasta los 60 días en dependencia de la cobertura suscrita.

—  Manuel Salazar, gerente general de seguros Lafise

La mercancía se asegura al 100% en la mayoría de los casos.

En el caso de Assa el seguro de transportes o carga cubre los riesgos a las que están expuestas las mercaderías en el transporte desde el sitio de origen (fabricantes-distribuidor) hasta el destino final o entrega pactado, todo dependiendo de la modalidad de seguro contratado.

Los riesgos cubiertos dependen del medio de transporte y la modalidad que se contrate. Por ejemplo en la modalidad de todo riesgo ampara el daño físico a consecuencia de algún evento accidental imprevisto, así como afectaciones por desastres naturales a las mercancías propiedad del asegurado.

Sin embargo, es importante mencionar que las pérdidas económicas del asegurado o de mercado por el atraso no están cubiertas.

Mendoza explicó que durante el 2021 las estimaciones y proyecciones fueron sorprendidas con elementos no considerados antes como el entorpecimiento de la logística de contenedores y acumulaciones importantes de riesgo durante las travesías. Estos riesgos serán incluidas en el análisis, cálculos y condiciones futuras, añadió.

En el caso de Assa el 2020 representó un estancamiento en ramo de transporte internacional, dado que por la situación económica asociada a la pandemia disminuyeron las movilizaciones de sus clientes.

No obstante, para el 2021 observaron una reactivación con un crecimiento importante de casi 30% con respecto al 2020 y 2019 en la pólizas contratadas. La siniestralidad estuvo afectada levemente por frecuencia de siniestros ordinarios que pueden vincularse en parte a periodos más extensos de exposición en tránsito.

“El ramo de seguro de transporte ha retomado su cauce y se visualiza un regreso al crecimiento sostenido aunque con algunos ajustes para la estabilidad de la siniestralidad”, aseguró Erika Mendoza, gerente comercial de Assa.

Por su parte Manuel Salazar, gerente general de seguros Lafise, explicó que uno de los principales aprendizajes de la crisis de contenedores para el mercado asegurador es que el riesgo de transporte de mercancía entre puertos ha aumentado y parece no ser un fenómeno transitorio.

“Es notorio un alto riesgo durante el transporte y almacenamiento de la mercadería en los puertos de destino, lo que nos lleva a dirigir la mirada a la posibilidad de valorar la opción de una la póliza Stock Throughput (STP), la cual fue diseñada pensando en clientes con altos valores asegurados y frecuencias en sus operaciones de comercio exterior y distribución nacional. El objetivo principal de esta póliza es amparar los riesgos que se presentan en los lugares de transferencia, como lo son puertos y bodegas, así como, los presentados durante el transporte marítimo”, destacó Salazar.

La siniestralidad de la cartera de transporte internacional de Lafise no sufrió variación, se mantuvo relativamente baja y en la mayoría de los casos obedece a riesgos distintos a la demora o fallos en la logística de transporte.

Actualmente ninguna de las aseguradoras consultadas ha considerado aumentar la prima por riesgo, pues aseguran que no consideran que han sido necesario, pues aunque los siniestros aumenten no es un incremento significativo.

Andrea Hidalgo

Andrea Hidalgo

Periodista de la sección de Finanzas y Negocios de El Financiero. Licenciada en Periodismo Social. Excolaboradora del proyecto #NoComaCuento de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.