Finanzas

Recuperar la confianza y el buen manejo de la deuda pública son dos de los principales retos para el próximo gobierno

El economista Dennis Meléndez expuso nueve de los puntos críticos que el próximo Poder Ejecutivo deberá dar prioridad

El periodo electoral ya se acerca y los retos para el próximo gobierno también tocan a la puerta. Con unas elecciones difíciles de prever y que dibujan una participación multipartidista, lo único certero son las problemáticas que tendrá que atender la siguiente agrupación al mando de Costa Rica.

Recuperar la confianza de los mercados internacionales, un buen manejo de la deuda pública y el déficit fiscal, la recuperación del empleo y una lograr una marcada reactivación económica son parte de los desafíos urgentes que deberán atenderse con ahínco en los siguientes cuatro años.

Dichos retos fueron analizados por el economista Dennis Meléndez, en el webinar “¿Cuál será el país a nivel económico que heredará el próximo gobierno?” organizado por Coopenae.

“Quienes vayan a gobernar este país el próximo año enfrentan un panorama económico complicado y con decisiones que se necesitan para equilibrar el crecimiento interno en los próximos 18 meses” señaló el especialista.

En resumen, los nueve principales retos mencionados por Meléndez son:

1. Confianza: desde 2010 se observa un deterioro en el optimismo de los consumidores y empresarios. Esto provoca que ante la poca confianza haya menos consumo, menor producción y recaudación fiscal.

2. Deuda pública y déficit fiscal: a pesar del panorama económico más favorable de lo esperado en los primeros meses del 2021, el reto es mantener ese ritmo de cara a niveles de la deuda que superará el umbral del 70% del PIB a finales de este año.

3. Desempleo: este es uno de los principales retos del nuevo gobierno, disminuir el desempleo y principalmente la tasa de empleo informal.

Existen reformas necesarias como una economía más dinámica, más estable y con más confianza; la disminución costo de contratación de trabajadores y la implementación de micro soluciones que permiten atender macro problemas, según Meléndez.

4. Reactivar la economía: el “estado de salud” de la economía costarricense era desfavorable desde antes de la pandemia y con la llegada de esta, el impacto se generó principalmente en el mercado interno y no en el régimen especial de zona franca. El empleo, la formalidad y la productividad son los grandes ejes que deben de promoverse económicamente.

5. Infraestructura: el país debería estar invirtiendo el 5%, sin embargo, el desequilibrio económico y la regla fiscal limita esta necesidad de inversión, lo que trae consecuencias en la competitividad país.

6. Productividad, capacitación y educación: el sistema educativo del país es el motor del cambio y esto pasa por modernizar y transformar el modelo de enseñanza.

“Esto considerando que somos de los países de la OCDE que más invierte en educación con un 6,6% del PIB, pero con los resultados más bajos a nivel de las pruebas PISA”, señaló.

7. Rebalanceo de exportaciones: la apertura comercial ha impulsado el crecimiento de las exportaciones totales en las últimas décadas. Un aspecto urgente es la reactivación turística.

8. Tipo de cambio y reservas monetarias internacionales: de acuerdo con el economista, existe un desequilibro externo que provoca una revaluación artificial de la moneda.

9. Distribución de ingreso y endeudamiento familiar: mejorar las distribuciones de ingreso y trabajar en disminuir el endeudamiento familiar es uno de los mayores retos para mejorar la economía nacional.

55 años de Coopenae

La charla de Meléndez formó parte del webinar “¿Cuál será el país a nivel económico que heredará el próximo gobierno?”, una actividad dirigida a la prensa en celebración de los 55 años de fundación de Coopenae.

En el marco de la actividad, Adrián Álvarez, subgerente general de Coopenae, explicó que la cooperativa actualmente cuenta con 189.000 asociados que realizan aportes al capital de la entidad. Además, junio cerró con un balance de ¢914.000 millones activos totales y el 2020 cerró con excedentes de más de ¢7.000 millones.

“Nuestro patrimonio se compara muy bien también con el resto de entidades financieras y eso es parte de lo que respalda la solidez de la cooperativa”, comentó Álvarez.

Paula Umaña

Periodista de Finanzas. Graduada de Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.