Por: Laura Ávila.   10 febrero
El derecho de circulación incluye la prima del Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), el impuesto a la propiedad de vehículos, el aporte al Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) y otros rubros como cánones o infracciones. Foto: Alonso Tenorio
El derecho de circulación incluye la prima del Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), el impuesto a la propiedad de vehículos, el aporte al Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) y otros rubros como cánones o infracciones. Foto: Alonso Tenorio

Al 3 de febrero pasado el Instituto Nacional de Seguros (INS) obtuvo una recaudación del 94,97% por concepto de marchamo, cifra que representa ¢255.023 millones. Para cumplir con el 100% deberían de cancelar 129.255 propietarios de vehículos morosos.

Este grupo debe pagar ¢13.495 millones.

Las motos y bicimotos representan el 40% de ese monto y en este caso adeudan ¢5.480 millones; le siguen los de carga pesada con el 17,7% y que deben cancelar ¢2.389 millones; y en tercer lugar están los vehículos particulares con el 16,84% y una morosidad de ¢2.272 millones.

A inicios de mes 1.431.088 vehículos estaban al día con el derecho de circulación, lo que representó un crecimiento en el cumplimiento del pago del 14% con respecto al 31 de diciembre del 2019 cuando solo se habían cancelado 1.258.904 recibos.

Todos los dueños que paguen en cualquier fecha del 2020 deben hacerlo con un recargo por morosidad.

El derecho de circulación incluye la prima del Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA), el impuesto a la propiedad de vehículos, el aporte al Consejo de Seguridad Vial (Cosevi) y otros rubros como cánones o infracciones.

Morosidad

Para el periodo del 2020, el INS puso al cobro 1.560.343 recibos (marchamos) con los que pretendía recaudar ¢268.518 millones. De esa cifra, ¢58.859 millones corresponde al SOA, es decir el 21,92% del monto total.

La morosidad en este caso es entendida como el monto pendiente de pago respecto al que total que puesto al cobro, el cual es de 5% al pasado 3 de febrero.

Sin embargo, el INS emite los recibos y en estos pueden estar incluidos vehículos que dejaron de circular, pero que sus dueños omitieron hacer el trámite de desinscripción.

Del total de recibos que se pusieron al cobro, los que tienen mayor peso son los vehículos particulares (62,62%) porque 977.045 unidades estaban obligadas a cancelar.

A inicios de febrero 923.375 carros bajo esta categoría cumplieron con la obligación y aportaron ¢176.377 millones de colones. En este caso el porcentaje de mora es de 1,27% si se compara con el monto emitido inicialmente (¢178.609 millones).

Las motos y las bicimotos ocupan el segundo puesto dentro de la cantidad de recibos emitidos (19,09%) pues 297.865 unidades debían cancelar el marchamo.

Al 3 de febrero las motos tenían un impago de 16%.

La categoría de carga pesada ocupa el cuarto puesto dentro del total de recibos emitidos y representa el 2,66% del total. De las 41.447 unidades que debían cumplir con la obligación, 38.493 ya fueron canceladas y aportaron ¢2.390 millones. No obstante, pese a que hay una mayoría de vehículos que están en regla con la obligación, a la fecha de corte aún quedaba pendiente el 50% del total que se puso al cobro.

Este caso es particular, porque solo faltan por liquidar el marchamo 2.954 vehículos, lo que significa que una porción relativamente baja de unidades tiene que pagar un monto considerable por los rubros que son cobrados en el marchamo.

Pago extemporáneo

Al 31 de diciembre 1.258.904 vehículos cancelaron ¢223.577 millones y para el 3 de febrero esta suma ascendió a ¢255.023 millones, lo que representó un crecimiento del 14,06% en poco más de un mes.

En este caso los vehículos que más aportaron fueron los particulares (69,15%), seguidos de los de carga liviana (15,40%), motos y bicimotos (11,05%); mientras que otros automotores representaron menos del 10% y se trata de los taxis (1,04%), carga pesada (0.94%) y equipo especial (0,20%).

Al 31 de diciembre del total de monto pagado por concepto de marchamo –¢223.577 millones– ¢44.516 millones correspondía al SOA.

Este es un seguro para todos los propietarios de vehículos y su objetivo es asegurar a las personas en caso de que resulten lesionadas en un accidente de tránsito.

La cobertura que brinda el SOA es de ¢6 millones por persona, al menos esta fue la cifra que se dio a las víctimas de accidentes durante en los últimos dos años.

Durante el 2018 el monto que registró el INS por siniestralidad neta o atención de pacientes fue de ¢50.536 millones y en el 2019 ascendió a ¢53.391 millones.