Finanzas

Prepárese antes de solicitar un arreglo de pago de su deuda, conozca la evidencia que debe aportar

Ante cualquier inconveniente para efectuar el pago de cuotas debe acudir a la entidad financiera

El desempleo o percibir menos ingresos desmejora la situación económica de cualquier hogar y automáticamente estruja la posibilidad de cumplir con obligaciones como el pago de cuotas de las deudas. Si el monto a pagar mes a mes es más grande que su presupuesto, el primer paso a seguir es comunicarse con su acreedor para exponer la situación y que juntos lleguen a un acuerdo para cumplir con las cuotas.

Las distintas entidades financieras ofrecen arreglos de pago y para analizar el caso todas coinciden en una solicitud: documentación que respalde o que demuestre el nivel de ingresos.

“Deben presentar una solicitud indicando los motivos de la gestión, documentación que respalde los ingresos y otra información complementaria, por ejemplo: el tipo de garantía”, indicó Hilda Durán, de la unidad de comunicación institucional de Banco de Costa Rica (BCR).

De acuerdo con datos brindados por bancos que consultó EF, en todos los tipos de crédito el deudor acude a arreglos de pago. Sin embargo, en BAC Credomatic predominan los casos por tarjetas de crédito, mientras que en Davivienda son los préstamos personales y tarjetas de crédito.

Pasos a seguir

Dentro de los pasos básicos que debería seguir una persona deudora que desea cumplir con su compromiso, pero su presupuesto actual se desajusta del monto pactado inicialmente con la entidad financiera, están:

  1. comunicarse directamente con la entidad y presentar pruebas de su situación y
  2. generar una certificación de ingresos por medio de un contador público autorizado.

“Solicite el correo electrónico específico para temas de arreglo de pago al banco o cooperativa y envíele su presupuesto para que se denote que usted es una persona ordenada en sus finanzas y que utiliza esta herramienta de control”, recomentó Yesenia Solano, contadora pública autorizada.

Es importante que en el cuerpo del correo exponga su situación financiera y ofrezca el monto que puede pagar de acuerdo a su ingreso real. Bajo esta vía queda formalmente establecida la voluntad de pago del cliente.

Por medio de un contador público puede generar una certificación que refleje la disminución que sufre su presupuesto. A este documento se le conoce popularmente como CPA, siglas de contador público autorizado.

“Visite a un contador público autorizado que le emita una certificación de ingresos y preséntela al banco o cooperativa, debido a que este documento presenta los ingresos percibidos en el transcurso de un año quedará certificada la disminución”, indicó Solano.

Según el último estudio realizado por la Oficina del Consumidor Financiero (OCF), llamado Endeudamiento en los Hogares Costarricenses (2021), siete de cada diez personas tienen deudas. Además, el 20% de los encuestados hace pagos por deudas que representan 62,5% o más de su ingreso.

“Por los casos que vemos en la OCF, lo más frecuente (en tipos de deuda) es por créditos de consumo, que incluye tarjetas, que por lo general son de tasa más alta, plazos más cortos y el consumidor lo destina a gastos personales”, informó Danilo Montero, director general de la OCF.

Para solicitar un arreglo de pago los deudores también pueden acudir a los medios digitales oficiales de la entidad financiera. Esta posibilidad es beneficiosa para quienes no pueden acercarse a los bancos o empresas porque deben trabajar o por razones médicas no pueden movilizarse.

“El banco, a petición del cliente, realiza una valoración de la disminución de ingresos e impacto para un potencial arreglo de pago, si este no fuera viable, se puede plantear una reestructura integral de sus créditos, valorando condiciones como plazo y tasa, que permiten atender la deuda, siempre bajo condiciones normadas”, explicó Ronald Guerrero, director general de crédito del Banco Nacional de Costa Rica (BNCR).

Sin embargo, Guerrero aclaró que no existe un orden preestablecido para determinar opciones factibles, porque las mismas son resultado del conocimiento de la situación que afronta el cliente y del acuerdo entre las partes.

Por otra parte, en el Banco Popular afirman que la reestructuración de la deuda debe ser la primera opción cuando el deudor tampoco puede hacerle frente al arreglo acordado.

¿Y si no puedo pagar?

“Cuando el deudor no puede, por alguna razón, cubrir el monto acordado en un arreglo de pago, se puede evaluar su situación actual de ingresos y determinar si con una reestructuración puede salir adelante. Una situación económica como la actual, y sobre todo en el inicio de la crisis ocasionada por los efectos de la pandemia, nos hizo como Banco profundizar el análisis en detalle, caso a caso, de la situación que afronta cada cliente en particular y ante todo buscar en conjunto las mejores opciones acordes a sus necesidades y urgencias”, puntualizó Miguel Mora, jefe de gestión cobratoria del Banco Popular.

El fin de llegar a un acuerdo de arreglo de pago, en el que el deudor y acreedor acepten la opción que beneficie a ambas partes, es evitar el cobro vía judicial. Este tipo de cobro debe analizarlo minuciosamente con un abogado.

“Lo primero que debe hacer es ir a la contraloría de servicios del Poder Judicial y pedir su usuario y contraseña. Con esta información contacta a un abogado que tenga experiencia en cobro judicial, el profesional va a analizar el expediente y podrá indicarle cuáles son sus opciones”, detalló Yesenia Solano, contadora pública autorizada.

En esta etapa es importante que, junto al abogado experto en cobro judicial, analice si el arreglo de pago incluye alguna cláusula que indique que el bien que responde por esa deuda va a ser traspasado a un fideicomiso o alguna otra figura parecida.

“Al cliente se le ofrece la tasa autorizada; sin embargo, se puede negociar según la situación del cliente y escalar a un nivel superior buscando mejores condiciones siempre y cuando estén dentro de los parámetros establecidos”, enfatizó Laura Moreno, vicepresidenta de relaciones corporativas de BAC Credomatic.

Cuando el deudor original manifiesta que no tiene recursos para poder pagar porque no tiene empleo ni ingresos, el compromiso recae en la persona fiadora. Antes de esto, las entidades financieras también buscan llegar a acuerdos.

“Buscamos llegar a algún acuerdo, tanto con el deudor como con el fiador. En caso de que no se puedan atender las obligaciones se pasa por incobrable la cuenta o se busca la recuperación por la vía judicial”, manifestó Marco Agüero, gerente de relaciones públicas de Davivienda.

Fiador sin ingresos

Los fiadores son las personas que se comprometen a responder por el compromiso de pago que adquirió el deudor original en caso de que este no pueda cumplirlo.

También pueden acceder a arreglos de pago. Lo primero que debe hacer es la solicitud de arreglo de pago y presentar la documentación que respalde los ingresos registrados; sin embargo, no aplican las mismas condiciones en estos casos.

“A un fiador no se le puede ofrecer cambiar condiciones del crédito donde la firma del deudor es imprescindible, como sería, por ejemplo, el caso de las ampliaciones de plazo. Los fiadores se circunscriben a arreglos como el pago de solo intereses por un período de tiempo o asumiendo la deuda de manera formal con un nuevo crédito”, subrayó Miguel Mora, jefe de gestión cobratoria del Banco Popular.

Uno de los consejos que brindan las entidades financieras es que al momento de asumir una deuda se resguarden con seguros como el de desempleo. Por su parte, la OCF recomienda adquirir la deuda en la moneda que percibe los ingresos

Recomendaciones antes de endeudarse

Para cuidar su récord crediticio, el BCR recomienda la planificación de deudas y gastos, en los que organice y priorice.

“Se aconseja (...) elaborar un calendario de pagos, evitar asumir deudas nuevas, para pagar otras deudas, comparar las opciones de financiamiento que ofrece el mercado, evitar deudas innecesarias”, recomendó la entidad.

Estos consejos también se dirigen a los fiadores, los cuales deben analizar si las condiciones de la deuda son accesibles a su bolsillo. Es necesario evitar este compromiso motivados por hacer un favor y no tomar en cuenta la realidad financiera que atraviesa.

“Lo clave en materia de adquirir una deuda se sustenta en varios elementos, donde destacan dos principalmente: la sostenibilidad del nivel de ingresos y el nivel de deuda que se asume a partir de esto. Adicional, condiciones de plazo de pago y el costo financiero”, señaló Ronald Guerrero, director general de crédito del Banco Nacional.

Preguntas que debe hacerse antes de adquirir una deuda
¿Para qué es el crédito? ¿Necesito eso que voy a comprar o gastar o es un “lujito”?
¿Lo puedo pagar?
¿Ya con las otras deudas que tengo que pagar, me sigue alcanzando el ingreso?
Si estoy decidido a comprarlo, ¿puedo pagar una parte con mis ahorros y solo tomo crédito por la diferencia?
Si me quedo sin ingresos, aunque sea por un tiempo, ¿puedo seguir pagando las cuentas?
Fuente: Oficina del Consumidor Financiero (OCF)
Tatiana Soto Morales

Tatiana Soto Morales

Periodista graduada de la Universidad Federada San Judas Tadeo. Tiene experiencia en temas de ambiente, salud, economía y deportes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.