Finanzas

Monex ganaría profundidad y liquidez con más participantes, pero debe visibilizar más ofertas

Al existir más vendedores y compradores se podría mejorar la formación del precio del dólar

Una mayor cantidad de participantes en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex) generaría que este sea más profundo, es decir, que existan mayores volúmenes de transacción con baja diferencia en precios compra-venta, y más líquido, esto último implica una mayor posibilidad de que un oferente o demandante de dólares pueda vender o comprar la divisa con relativa facilidad.

Precisamente, el pasado 3 de junio, el presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR), Róger Madrigal, explicó en una conferencia de prensa que más participantes en el Monex darían mayor profundidad al mercado y esto ayudaría a la formación de precios.

Incluso, Madrigal precisó: “Queremos mayor participación del Monex, que más gente vaya, que haya más volumen de transacción. En general a la población le diríamos, traten de usar el Monex (...) Lo que creemos es que un mercado con más agentes, más competido, ayuda a la formación de precios”.

En junio de 2015, según consta en una nota de EF, el entonces presidente del Central, Olivier Castro, también dijo que deseaban un nivel de participación más amplio en el Monex para tener una mejor formación del precio del dólar.

Sin embargo, el mismo Castro en abril de 2014, antes de asumir la presidencia de la autoridad monetaria y todavía con un régimen de banda cambiaria, consideró que una persona que negocia $1.000 no tenía por qué ir al Monex, “en un instrumento que debe de estar diseñado para operaciones bancarias. Acuérdese de que el Banco Central es un banco de bancos, no es para el público”, recopiló La Nación en aquel momento.

En la misma nota de EF mencionada anteriormente, y que fue publicada el 30 de agosto de 2015, se indica que el Monex solo contaba con 730 participantes: 449 personas físicas y 281 personas jurídicas.

Sin embargo, a la fecha, de acuerdo con información suministrada por el Banco Central, el dato de clientes de Central Directo es de 3.072: 1.933 personas físicas y 1.139 personas jurídicas.

Actualmente los montos en el Monex se negocian con un mínimo de $1.000 y en múltiplos también de $1.000. Asimismo, desde el pasado 6 de junio, el mercado tiene un nuevo horario de operación, debido a que ahora es de 12:00 p. m. a 1:00 p. m.; en procura de mejorar el proceso de formación de precios en el Monex.

Según Luis Diego Herrera, analista económico del Grupo Financiero Acobo, si existieran más participantes en el Monex, el volumen se aumentaría y esto ocasionaría que el mercado sea más profundo y más líquido.

De manera tal que si hay más volumen, con un mayor nivel de participantes, la diferencia entre precio compra-venta se reduce, así como los costos de transacción.

El gerente general de BN Valores, Melvin Garita, coincidió en que una mayor cantidad de participantes en el mercado, junto con bajos costos de transacción, ayudaría a que este sea más líquido, es decir, que sea fácil y rápido ejecutar una transacción a precios convenientes, donde la diferencia entre lo que el comprador quiere pagar por los dólares y lo que ofrecen los vendedores de divisas es relativamente pequeña.

Asimismo, al aumentar la cantidad de participantes en el Mercado de Monedas Extranjeras, los flujos de compras y ventas también deberían ser más estables y representativos de lo que pasa en la economía. “Sin embargo, hay que tener claro que el tamaño del mercado cambiario depende del tamaño de nuestra economía, de ahí que hay una barrera natural para nuestro mercado”, explicó Garita.

El incremento en la cantidad de participantes en el Monex es un elemento importante, no obstante, uno de los aspectos que se debe valorar, a criterio de César Restrepo, director general de la Bolsa Nacional de Valores (BNV), es si los participantes dispuestos a incorporarse al mercado aportan en las posiciones (compra/venta) y volumen (minorista o mayorista) de los que “temporalmente adolece dicho mercado y, motivo por el cual, se requiere su participación”.

Por su parte, Vidal Villalobos, asesor económico de Grupo Financiero Prival, detalló que actualmente el sistema de Monex permite que se vean las tres mejores ofertas de compra y de venta, por lo que esto es una limitación para la formación adecuada de los precios, debido a que si hay más oferentes, estos no se logran ver en pantalla.

En caso de mantenerse esta condición operativa, “el Banco Central lo que va a estar pretendiendo es que si alguien necesita y le urge vender va a tener que intentar estar en esas primeras tres opciones, por ejemplo de venta; de tal manera que se puede generar una mucha más aguerrida participación en el mercado y probablemente se puedan ir cerrando las diferencias entre compra y venta”, consideró Villalobos.

Además, a medida de que el sistema de Monex solamente muestre las tres mejores ofertas de compra y de venta “no se agregaría nada con mayores participaciones”, porque los operadores de pantalla no podrían ver la profundidad del mercado, “o sea, cuántos más están vendiendo y cuántos más están comprando, los montos y los precios”.

Las características de profundidad y liquidez mejorarían la formación del precio, debido a que permitirían que el mercado refleje de mejor manera las fuerzas de la oferta y la demanda por un dólar.

“El precio sería resultado de un mercado con mayor competencia. Además, el precio sería más eficiente, pues para su formación tendría en cuenta más información”, indicó el analista económico del Grupo Financiero Acobo.

Por definición, los mercados líquidos tienen muchos compradores y vendedores disponibles, lo cual, según Garita, hace que los “movimientos del tipo de cambio” sean comparativamente pequeños respecto a mercados ilíquidos, por lo que sería de esperar que se den movimientos más continuos y menos “vibrantes”.

También, una mayor cantidad de participantes en el Monex, muy probablemente, va a reducir la diferencia entre las posiciones de compra y venta, disminuyendo el diferencial que hay en este momento entre aquellos que quieren comprar y quienes desean vender.

“Eso haría más eficiente al sistema y permitiría que las personas puedan más fácilmente entrar y salir del mercado sin estar considerando que compraron a un precio y si van tener que salir a vender les van a tener que castigar mucho de ese precio, no va a pasar así porque el spread va a estar muy cercano”, agregó Villalobos.

Lo que sí se debe considerar, de acuerdo con Restrepo, es que para lograr una correcta formación en el precio de un bien o servicio en un mercado es necesario balancear todos los elementos que lo afectan y las necesidades de quiénes participan en él.

Mónica Cerdas

Mónica Cerdas

Periodista de la sección de Economía y Política de El Financiero. Graduada de la carrera de Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.