Por: Manuel Avendaño Arce.   Hace 5 días
Un sistema piramidal llamado La Nube opera en Costa Rica desde hace varias semanas y promete generar un
Un sistema piramidal llamado La Nube opera en Costa Rica desde hace varias semanas y promete generar un "rendimiento" del 800% sobre el monto que cada persona invierte. Fotografía: Shutterstock para EF.

La Nube, el sistema piramidal que irrumpió en el país entre abril y mayo con la promesa de llenarle las bolsas de dinero fácil y rápido a las personas, continúa su caída en Costa Rica.

Llamada El Mándala de la Abundancia, La Flor de la Abundancia o El Telar de la Abundancia en otros países de América Latina durante los últimos años, este esquema de Ponzi que regresa cada cierto tiempo con diferentes nombres, ya empezó a dejar resultados negativos.

La Fiscalía Adjunta de Alajuela recibió una denuncia contra el exfutbolista Erick Scott y su esposa Angie Arguedas, quienes presuntamente lideraban una “hermandad” en la que le solicitaban a las personas sumas cercanas a los ¢100.000 para ingresar a un sistema de La Nube en el que prometían generar ganancias y multiplicar dinero en poco tiempo.

Esta “hermandad”, al igual que muchas otras que operan en el país, no ofrece ninguna garantía real por el dinero que una persona aporta para ingresar, siempre pide efectivo y, por supuesto, no genera ganancia porque no se trata de una actividad económica, simplemente son transferencias de recursos de quienes están en la base de la pirámide hacia quien ocupa la cúspide.

Tras una consulta de EF, la Fiscalía Adjunta de Alajuela confirmó que, dentro del expediente 19-004549-0305-PE, se investiga a un hombre de apellidos Scott Bernard, quien fue denunciado por un presunto delito de estafa; la causa avanza en la etapa de recolección y análisis de pruebas.

Walter Brenes, socio director de la firma de abogados Energy Law Firm (Elawf) y quien presentó la denuncia contra el exfutolista y su esposa, explicó que en esta “hermandad” participaron 1.194 personas quienes presuntamente aportaron un mínimo de ¢100.000 cada uno para ingresar por lo que el monto total que recibió la organización de esta nube rondaría los ¢119 millones, aunque la cifra podría ser mayor.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la firma de abogados, Scott y Arguedas convocaron una reunión, el pasado 25 de abril, en la que asistieron decenas de personas para conocer detalles sobre una supuesta iniciativa financiera para invertir dinero en una “hermandad” con la promesa de que un mes después la suma inicial se triplicaría.

Los ahora denunciados supuestamente solicitaron a las personas interesadas aportar dinero únicamente en efectivo para empezar a mover esos recursos en las diferentes pirámides.

“Al terminar la reunión, les entregué ¢200.000 en efectivo (…) no recuerdo si anotaron bien mi nombre y así estaban los nombres de todas las personas que entregaron dinero”, indicó uno de los denunciantes en el comunicado.

En el país operan diferentes tipos de organizaciones que se hacen llamar hermandades, grupos de amigos que ayudan a otros amigos. Al final, estas agrupaciones operan nubes en la sombra, sin ningún tipo de regulación y sin garantías para quienes ingresan.

“Las personas que fueron invitadas a participar en este supuesto negocio jamás recibieron el retorno de la inversión que fue prometida; por eso, mis clientes decidieron presentar la denuncia por lo que se considerara una estafa tipo La Nube, que opera en esquemas de pirámide Ponzi”, precisó Brenes.

¿Qué es La Nube?

La Nube es parecido a un esquema de Ponzi. Es un sistema piramidal en el que quienes están arriba de la estructura ganan a partir del dinero que aportan nuevos inversionistas.

Así funciona La Nube

El esquema piramidal necesita de 15 personas para operar.

FUENTE: PERSONAS QUE FORMAN PARTE DE DIFERENTES SISTEMAS DE LA NUBE.    || w. s. / el financiero.

Se trata de un sistema en el que las personas que ponen dinero no invierten en instrumentos financieros porque la naturaleza de esta pirámide hace que se redistribuya el dinero de unos inversionistas (quienes están en los niveles más bajos), hacia arriba para que llegue a quienes ocupan los puestos más altos del esquema.

El riesgo comprobado de los esquemas de Ponzi radica en que cuando las personas empiecen a perder dinero y dejan de entrar a la pirámide, quien administra La Nube encuentra impedimentos para poder pagar lo que prometió a quienes están en los niveles más bajos y entonces la estructura colapsa.

¿Por qué es un fraude?

Los esquemas de Ponzi en pirámides cerradas se consideran fraudes en muchos países como Estados Unidos, Colombia, Perú y Argentina donde incluso se registraron casos de empresas que operaban con modelos similares.

Este sistema siempre colapsa rápidamente por una razón muy simple: la promoción en redes sociales u otros medios genera una alta demanda con incrementos exponenciales en el número de participantes.

Cuando el sistema empiece a quedarse sin interesados en participar (algo que siempre ocurre después del boom) la cadena se romperá y dejará una estela de perdedores. Para ponerlo con un ejemplo más claro, si La Nube se reproduce diez veces y colapsa, entonces dejará únicamente diez ganadores de ¢80.000 cada uno y 70 perdedores de ¢10.000 cada uno.

¿Cómo la identifico?

El esquema de Ponzi —en este caso llamado La Nube— se basa en un mecanismo confidencial de inversión que siempre se esconde bajo el concepto de una oferta de información privilegiada que solo se comparte con ciertas personas, lo cual hace pensar, a quienes forman parte de la estructura, que son afortunados.

Quienes ofrecen La Nube siempre van a acompañar la propuesta con un discurso cajonero de que la oportunidad solo se le presenta a algunas personas de confianza y que si usted acepta entrar, debe meter otras personas de confianza.

Además, a estas propuestas también las acompañan las clásicas alocuciones de que es una forma fácil y moderna de ganar dinero y de poner nuestros ingresos a trabajar para nosotros, mientras que el 90% de las personas siguen en empleos aburridos y tradicionales sin aspiraciones de crecer.

Estas son las características de los esquemas de Ponzi:

- La obtención de beneficios financieros no está documentada ni garantizada.

- Se dirigen a públicos con bajo conocimiento financiero o de inversiones.

- Se desarrollan sin ningún intermediario financiero como, por ejemplo, un banco.

- Prometen altos beneficios a corto plazo.

¿Desde hace cuánto existe?

La Nube, con ese nombre y en Costa Rica es relativamente reciente. EF sabe que se difundieron mensajes en WhatsApp con información sobre el tema en abril pasado. Pero estas estructuras operan desde hace más de 100 años.

El primer caso se registró en 1920, en los Estados Unidos, cuando el italiano Carlo Ponzi levantó una empresa que operaba con este esquema hasta que fue encarcelado por estafa.

Pero La Nube ya recorrió América Latina y en las últimas décadas se le ha llamado La Flor, El Mandala de la Abundancia, La Flor de la Abundancia o El Telar de la Abundancia, por citar algunos nombres.

Aunque hace tres décadas se ofrecía por medio de llamadas telefónicas o reuniones con contactos, el uso de WhatsApp y redes sociales facilita la difusión y viralización de estos sistemas piramidales, sobre todo en personas que quieren ganar más dinero, o incluso, que no tienen trabajo.

La Nube en Costa Rica

Sistemas como La Nube también abren las puertas a engaños, fraudes y lavado de dinero. Así lo reconocieron Douglas Montero, economista, y Walter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), este último en entrevista con Teletica.com.

En pirámides donde se ponen pequeñas sumas de dinero, como las de ¢2.000 y ¢10.000, no existe tanto riesgo de legitimación de capitales. Sin embargo, en estructuras donde el monto de ingreso puede ir desde los $1.000 en adelante, es mucho más fácil que se filtren recursos provenientes de actividades ilícitas.

El modelo de La Nube tampoco se puede considerar un generador de riqueza nacional porque no se basa en la compra o venta de bienes y servicios ni tampoco en inversiones. Estas pirámides solamente promueven la transferencias de recursos entre personas que no tienen ninguna garantía sobre el dinero que pagaron para entrar.