Por: Manuel Avendaño Arce.   21 septiembre
A la mitad del 2020 el uso de canjes representaba un 17% del monto total intercambiado el año pasado. Fotografía: Rafael Pacheco.
A la mitad del 2020 el uso de canjes representaba un 17% del monto total intercambiado el año pasado. Fotografía: Rafael Pacheco.

En medio de la discusión del plan de ajustes fiscal que se negociará con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y de una abrupta caída en los ingresos tributarios que se atiza con el incremento de la deuda pública para finales de año; el Ministerio de Hacienda logró refinanciar ¢275.984 millones en el tercer megacanje de deuda interna del año.

La entidad realizó un intercambio de títulos en colones entre el martes 15 y el miércoles 16 de setiembre. En la oferta se negociaron valores propiedad cero cupón, los de tasa real ajustable (conocidos como TPRAS) y los indexados a diferentes tasas, todos con vencimientos en 2020, 2021 y 2022.

Mediante la operación, Hacienda cambió estos bonos de deuda doméstica por otros con vencimientos en 2024, 2025, 2026, 2027, 2028, 2031 y 2036, los cuales se asignaron a 13 puestos de bolsa diferentes.

Los inversionistas se inclinaron mayoritariamente por los títulos con vencimiento en 2031, el canje de estos bonos representó el 32,4% de la operación con un refinanciamiento por ¢69.626 millones; le siguieron los que vencen en 2025 (22,8%) y en 2024 (15,6%).

Mientras que el jueves 17 de setiembre finalizó el canje de bonos de deuda interna en dólares con un resultado de $103 millones (¢61.182 millones al tipo de cambio de este lunes 21 de setiembre).

Los títulos que se asignaron son los de propiedad tasa fija en la divisa estadounidense con vencimientos en 2025, 2030 y 2036. El apetito de los tenedores de deuda en dólares se enfocó hacia los que vencen en 2027, cuyo refinanciamiento representó el 75,5% ($77,8 millones) de la operación total.

El canje es un mecanismo que permite a los emisores e inversionistas renegociar las condiciones, antes de que venza el título. Para concretar la negociación se consideran los bonos que están en circulación en el mercado de valores costarricense.

La Tesorería Nacional compra los títulos en circulación a los participantes y después vende los nuevos a los inversionistas; todo el proceso se gestiona por medio de la Bolsa Nacional de Valores (BNV).

Pese a que la pandemia genera un estrujamiento de las finanzas públicas, sobre todo por el lado del gasto gubernamental, las implicaciones de la crisis no han afectado los procesos de canjes.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, reconoció al sector bursátil la confianza en la gestión de deuda del Gobierno. La liquidación de los títulos en colones se realizó de forma neta el 17 de setiembre y en dólares se concretó el 18 de este mismo mes.

Con el resultado de este tercer mega canje, Hacienda refinanció ¢588.999 millones en lo que va del año y se acerca a la meta planteada por la Tesorería Nacional que ronda entre los ¢700.000 y ¢800.000 millones.

Solamente entre enero y agosto, se canjearon ¢293.015 millones y el grueso del resultado acumulado hasta ahora se obtuvo en setiembre.

El monto concretado representa el 32,7% de los ¢1,8 billones que Hacienda esperaba captar en el mercado doméstico durante el segundo semestre del 2020.