Por: Paula Umaña.   26 diciembre, 2020
El inició a cotizar en la bolsa como otros recursos tales como el petróleo y el maíz. Foto: AP/Richard Drew.
El inició a cotizar en la bolsa como otros recursos tales como el petróleo y el maíz. Foto: AP/Richard Drew.

Hace pocos días la noticia dio la vuelta al mundo entero: el agua empezó a cotizar en la bolsa. Ante esto, surgen diversas preguntas: ¿qué significa?, ¿cómo se cotiza y si se trata del recurso a nivel mundial?

Lo primero es señalar que el agua cotiza en una plaza conocida como mercado de futuros de materias primas, que son contratos que se pactan en el presente pero no son como los mercados spot, donde podrían hacerse transacciones de manera inmediata sobre los derechos de agua, sino que tiene una fecha de entrega con un plazo posterior. Además, no es el agua en sí lo que cotiza, si no sus derechos de uso.

El 7 de diciembre anterior, cuando la noticia empezaba a ser publicada por todos los medios de comunicación, el agua entró a cotizar a $486,53 por “acre-pie”, una medida de volumen utilizada en Estados Unidos equivalente a poco más de 1.200 metros cúbicos.

Para el economista y analista de mercados internacionales Douglas Montero, que el agua cotice en la bolsa es un hito mundial y, además, hará más transparente el proceso de establecer los precios del recurso.

“Hay que hacer una salvedad, lo que cotiza es un futuro sobre un Índice como el Nasdaq Veles California Water Index con el ticker NQH2O, ese índice lo que refleja es el precio ponderado por volumen del agua en California”, explicó Montero.

Justamente, el segundo dato de gran importancia es que por el momento se trata del recurso líquido de California, Estados Unidos, uno de los estados que más agua consume por su alta actividad agrícola. También es uno de los más poblados de ese país.

Por ello, la cotización del agua en la bolsa podría beneficiar a productores agrícolas que demandan gran cantidad del recurso para el riego, ya que podrán protegerse ante cambios del precio y su disposición.

“Él (productor) quiere garantizarse un mejor precio del agua a través del futuro que se está introduciendo. Puede hacer una cobertura de sus riesgos de costo de agua”, ejemplificó Montero, quien explicó que el precio del agua en California se mueve a través de la oferta y demanda y es manejada por empresas privadas.

Si hay una gran demanda del recurso en California el precio aumenta, en un estado caracterizado por fuertes sequías y catastróficos incendios forestales.

El grupo CME y la empresa Nasqad anunciaron desde setiembre anterior el plan de un nuevo contrato sobre el NQH2O, que materializaron a inicios de diciembre.

El director Global de Índice de Renta Variable y Productos de Inversión Alternativos de CME Group, Tim McCourt, señaló en ese entonces que iba a tratarse de una herramienta innovadora para brindar a los usuarios de agua agrícolas, comerciales y municipales una mayor transparencia, descubrimiento de precios y transferencia de riesgos.

Por su parte, el director de Economía del Agua en el Instituto Imdea en España, Gonzalo Delacámara, explicó al medio de comunicación español El País que el mercado del agua ha funcionado siempre de manera informal en todos los lugares del mundo a través de los sistemas de riego.

“En teoría, de esta forma lo que estás haciendo es generar incentivos para que la gente sea más eficiente porque los derechos excedentarios de agua los pueda llevar al mercado”, explicó Delacámara sobre el mercado formal en la bolsa.

Contrato financiero

Otro punto a destacar es que los contratos a futuro del recurso no requieren una entrega física del agua; son financieros y basados en el precio semanal de las cinco principales cuencas de California hasta 2022.

“No cotiza por entrega física, como sí lo hacen otros futuros. Lo que le van a dar a usted es la diferencia entre el precio futuro que usted pactó y el precio actual de mercado. Con esto se puede establecer mejor el patrón de costos y ayuda a estabilizar los precios de mercado, porque al conocerse los precios de antemano los mercados tienden a ser más estables”, explicó Montero.

Aunque aseguró que aún no hay un número importante de contratos, con el tiempo el índice podría convertirse en un referente del precio del agua a nivel mundial.

¿Podría pasar en Costa Rica?

Aunque por el momento solo se cotiza el derecho de uso del agua de California, surge la pregunta sobre si sería posible en otras partes del mundo, incluyendo Costa Rica.

Para el abogado ambientalista Álvaro Sagot, la posibilidad de que el agua del país inicie un proceso similar al de California es “prácticamente imposible” actualmente. Esto, porque la Constitución Política establece en su artículo 50 el derecho humano e irrenunciable del acceso al agua potable, así como que su uso, protección y conservación se regirá por la ley creada para tales efectos.

La constitución costarricense también establece que el abastecimiento de agua potable para consumo de las personas y las poblaciones serán prioridad. Además, las concesiones son brindadas por el Estado.

Sagot aseguró que el hecho de que el agua empezara a cotizar en la bolsa asemeja a un cuento de ciencia ficción y que la preocupación deviene en el futuro para estos recursos. “Lo deja a uno pensando mucho hacia dónde podemos ir con este y otros recursos elementales para la vida”, opinó.

El abogado resaltó el principio de In dubio pro aqua, que señala que, en caso de incertidumbre, las controversias vinculadas al recurso hídrico deberán ser resueltas del modo más favorable a la protección y preservación del recurso, y que ya empieza a abrirse camino en los Estados.

Aunque el principio es reciente, ya se utilizó en un caso en Argentina donde la Corte Suprema de Justicia falló a favor de un recurso de amparo a favor de los humedales. Por esto, dijo Sagot, frente a iniciativas como la cotizar el agua, algunos principios ambientales toman mayor fuerza para la protección del recurso.

Por su parte, ante el anuncio del primer contrato a futuro del agua, el relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos humanos al agua potable y el saneamiento, Pedro Arrujo, se manifestó en contra de la acción.

“No se puede fijar un valor para el agua como se hace con otras mercancías. Estoy muy preocupado porque el agua ahora sea tratada como el oro, el petróleo y otras mercancías que cotizan en el mercado de futuros de Wall Street”, dijo Arrujo, para quien uno de los principales peligros es la especulación con el recurso, que podría terminar afectando a los pequeños productores.