Por: María Fernanda Cisneros.   9 diciembre, 2019

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) anunció el lanzamiento de BN Consolidación de Deudas, un salvamento que busca dar oxígeno a personas altamente endeudadas.

Este 9 de diciembre el Banco Nacional presentó su plan de préstamos para personas altamente endeudadas. En la actividad participaron el presidente de la República, Carlos Alvarado y el gerente de la entidad financiera, Gustavo Vargas. Foto: Rafael Pacheco
Este 9 de diciembre el Banco Nacional presentó su plan de préstamos para personas altamente endeudadas. En la actividad participaron el presidente de la República, Carlos Alvarado y el gerente de la entidad financiera, Gustavo Vargas. Foto: Rafael Pacheco

El plan lanzado por el Nacional está dirigido a personas físicas asalariadas del sector público y privado, que sean clientes del banco, que cuenten con deudas de consumo, vivienda u otros, en este mismo banco o en otras entidades financieras supervisadas por la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Estas personas pueden tener un nivel de endeudamiento, relación entre deudas e ingresos, superior al 40%.

En este tipo de producto, el banco compra los saldos de los préstamos de un cliente y los une en una sola operación, con tasas de interés y cuotas de amortización más convenientes.

El banco estima que a través de este programa, en una etapa inicial, podrá impactar a 72.000 personas, para lo que pone a disposición del público un monto total de ¢100.000 millones.

Previo al lanzamiento, el banco ya empezó a utilizar el producto y en el proceso de esa primera campaña se impactó a 560 clientes.

Gustavo Vargas, gerente del Banco Nacional, explicó que van a verificar el perfil crediticio de las personas en Sugef.

La cuota mensual que tendrá el deudor después de acogerse a BN Consolidación de Deudas será alrededor de un 37% menor en promedio a la que tenía, afirmó Vargas.

El plazo puede llegar hasta un máximo de 20 años, mientras, el monto mínimo y máximo dependerá del análisis de la capacidad de pago de las personas. Además, el porcentaje de financiamiento será de hasta el 100% del plan de inversión, también sujeto a la capacidad de pago y garantía.

Respecto a las tasas de interés, en consumo rondan 20% o 21%, en vivienda entre 12% y 12,5%, pero la oferta dependerá de las garantías, condiciones de plazo, y la relación cuota-ingreso del cliente.

La forma de pago del préstamo será a través de cuotas mensuales, variables y consecutivas, por mes anticipado, que incluirán amortización e intereses.

Asimismo, el banco incluye la suscripción de póliza de vida y desempleo como requisito para obtener el plan de salvamento.

Respecto al tipo de garantía, el banco solicitará hipotecas, garantía mobiliaria, fianzas, pagarés o back to back.

El que se puedan consolidar deudas de diferente tipo, el que exista la posibilidad de utilizar distintas garantías con flexibilidad y el que se reduzca la cuota mensual hasta 37% en promedio viene a significar un gran alivio para las familias, explicó Carlos Alvarado, presidente de La República.

El Banco Nacional también pondrá a disposición del público distintos programas de educación financiera para que las personas que se acojan al plan de salvamento también ordenen sus finanzas.

Estos programas llegan al lado del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), y también programas propios del banco.

BNCR presentará, junto a la Fundación Omar Dengo, un sitio web para que las personas aprendan sobre sus finanzas y sus capacidades en el manejo del dinero. Esta iniciativa será abierta al público el mayo del 2020.

Cuando tengamos más información en el Centro de Información Crediticia (CIC) y permitamos que los bancos públicos tengan acceso a deuda subordinada se podrá mejorar y ampliar aún más el acceso a estos planes , añadió Alvarado.

Plan de salvamento del Gobierno

A inicios de octubre, el Gobierno anunció un plan de salvamento que prometió dar un respiro a la población asalariada más endeudada del país.

Los programas lanzados por el Banco Popular, el Banco de Costa Rica y el Nacional nacen producto de esta directriz.

La propuesta del Gobierno es que estos bancos ofrezcan condiciones más blandas para aliviar las finanzas de personas endeudadas, mediante la refundición de deudas.