Por: AFP .   5 octubre
En esta fotografía el secretario de Estado, Mike Pompeo, escucha al presidente, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en Nueva York al margen de la Asamblea General de Estados Unidos. Foto: AFP.
En esta fotografía el secretario de Estado, Mike Pompeo, escucha al presidente, Donald Trump, durante una conferencia de prensa en Nueva York al margen de la Asamblea General de Estados Unidos. Foto: AFP.

El gobierno de Donald Trump denunció este sábado el “acoso” de los congresistas demócratas luego de que estos ordenaran a la Casa Blanca entregar documentos para avanzar en su investigación sobre la presunta presión del presidente estadounidense sobre Ucrania para obtener favores políticos.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a los comités del Congreso liderados por los demócratas que llevan a cabo la investigación de haber “acosado y abusado” al personal del Departamento de Estado contactándolos directamente en lugar de consultar a los abogados del organismo.

"Es acoso y no lo permitiré", dijo Pompeo este sábado durante una visita a Atenas.

Los comités de la Cámara que lideran la investigación están solicitando estos documentos, mientras aumenta la evidencia de que Trump abusó de sus poderes al intentar usar la ayuda militar de Estados Unidos para presionar al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, para buscar información perjudicial de su principal rival demócrata para 2020, Joe Biden.

Las investigaciones se iniciaron luego de que un denunciante -que según algunos informes sería un analista de la CIA- presentara una queja formal al inspector general de la comunidad de inteligencia sobre la presunta presión de Trump a Zelenski.

“Esto es fraude”
Trump y sus partidarios han atacado agresivamente al denunciante, aún en el anonimato. El mandatario aseguró que esa persona era “algo parecido a un espía” y un demócrata que operaba con informaciones de segunda mano.

En un tuit del sábado por la mañana, Trump dijo que "el relato del llamado denunciante de mi perfecta llamada telefónica es errado, ni siquiera se acerca", escribió. "¡Esto es un fraude contra el pueblo estadounidense!".

Pero si un segundo denunciante aparece, y si esa persona de hecho tiene información más directa sobre los eventos en cuestión, como informó el periódico New York Times el viernes por la noche, las acusaciones serían más difíciles de ignorar.

El Times dijo que un segundo funcionario estaba entre los entrevistados por el inspector general Michael Atkinson sobre las acusaciones presentadas por el denunciante original.

Citando a dos personas informadas sobre el asunto, dijo que el segundo funcionario todavía estaba considerando si presentar una queja formal.

Los investigadores del Congreso, liderados por el jefe del Comité de Inteligencia, Adam Schiff, prometieron una investigación rápida y expedita, pero dijeron el viernes que la Casa Blanca no estaba cooperando.

"La Casa Blanca se ha negado a colaborar, o incluso responder, a múltiples solicitudes de documentos de nuestros comités de forma voluntaria", dijeron los jefes de los tres comités de la Cámara de Representantes a cargo de la pesquisa en una carta.

Los comités exigen que se entreguen los documentos solicitados como máximo el 18 de octubre.

Pompeo -quien recientemente reconoció haber participado en la llamada telefónica entre Trump y Zelenski- no cumplió con el plazo de citación del viernes para entregar documentos relacionados con Ucrania, según informó CNN.

Por otro lado, una serie de mensajes de texto entre diplomáticos estadounidenses que tratan con Ucrania, y que fueron divulgados por los investigadores del Congreso, respaldan las acusaciones demócratas de que Trump habría buscado ilegalmente ayuda extranjera para su esfuerzo de reelección.

Trump responde

Trump se defendió con fuerza, insistiendo en que era su responsabilidad investigar la “corrupción”.

"No me importa la campaña de Biden pero sí me importa la corrupción", dijo a periodistas.

El exvicepresidente Biden respondió a su vez a Trump, a quien consideró como "el presidente más corrupto que hemos tenido en la historia moderna".

"No voy a tolerarlo", dijo Biden en un evento de campaña en Los Ángeles.

"Se acusó a sí mismo por sus propias declaraciones", dijo, un día después de que Trump llamara abiertamente a Pekín y Kiev a investigar al exvicepresidente por corrupción.

Trump ha acusado al hijo de Biden, Hunter, de ganar "millones" por ser parte de la junta de directores de una compañía de gas en Ucrania.

Pero no ha surgido evidencia que muestre irregularidades por parte de Biden.