Por: María Luisa Madrigal.   8 julio
¿Cómo impacta el IVA a Gabriel, un arrendador que quiere incluir su actividad en el régimen simplificado? Ilustración: Shutterstock.
¿Cómo impacta el IVA a Gabriel, un arrendador que quiere incluir su actividad en el régimen simplificado? Ilustración: Shutterstock.

¿Cómo le afecta el IVA?

Gabriel es dueño de una casa de alquiler y quiere saber si es posible pasarse al régimen simplificado a partir del 1.° de julio que el impuesto al valor agregado (IVA) empezó a cobrarse en el país.

Los alquileres no están dentro de la lista de actividades que son parte del régimen simplificado. En ese caso, deberá cobrar el 13% del IVA por el alquiler de la casa, siempre y cuando la mensualidad supere los 1,5 salarios base. Este monto asciende a ¢669.300, pero se actualiza cada año.

Si Gabriel da en alquiler un local comercial el escenario cambia un poco. Aún en este escenario le es imposible formar parte del régimen simplificado, y la ley dicta que debe cobrar el 13% sobre cualquier monto del alquiler.

Sin embargo, si el inquilino demuestra que es una mipyme inscrita ante el Ministerio de Economía Industria y Comercio (MEIC) o ante el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y aplicó una exoneración a través de la plataforma digital Exonet, Gabriel no tendría que cobrar el 13% sino que el alquiler estaría exento, siempre y cuando no supere los 1,5 salarios base.

¿Qué tiene que hacer para declarar?

Desde el 1.° de julio, todos los contribuyentes que estaban inscritos en renta aparecen automáticamente como contribuyentes del IVA.

Si el monto por el que Gabriel alquila la casa es menor a 1,5 salarios base, entonces estará exento del tributo pero deberá presentar la declaración de todas maneras. Este proceso se realiza mes a mes, durante los primeros 15 días calendario.

¿En cuáles otros casos aplica?

El caso de Gabriel es exclusivo de alquileres.

¿Quiénes pueden ser parte del Régimen de Tributación Simplificada?

  • Bares, cantinas, tabernas o establecimientos similares, siempre y cuando el servicio sea exclusivo de expendio de bebidas alcohólicas para consumo dentro del mismo local.
  • Comercios minoristas que vendan directamente al consumidor final, por ejemplo, abastecedores, bazares, carnicerías, ferreterías, pulperías, verdulerías, licorerías o zapaterías. Se excluye a los comercios dedicados a la venta de teléfonos celulares y sus accesorios.
  • Fabricación de objetos de barro, loza, cerámica y porcelana.
  • Panaderías.
  • Restaurantes, cafés, sodas y otros establecimientos que vendan comidas, bebidas o ambas.
  • Fabricantes artesanales de zapatos, fabricantes de muebles, floristerías, estudios fotográficos, fabricación de productos metálicos estructurales.
  • Pescadores artesanales en pequeña escala y medios.
  • Pequeños productores agrícolas.
  • Transporte remunerado de personas mediante la modalidad de taxi, siempre que tengan únicamente un solo vehículo.

Fuente: Marcelo Guevara, Gerente de Impuestos y Legal de Deloitte.

LEA TAMBIÉN