Por: AP .   Hace 5 días

Sao Paulo. Miles de estudiantes y profesores brasileños salieron el miércoles a las calles en rechazo a los recortes presupuestarios en educación instrumentados por el gobierno de Jair Bolsonaro.

Para muchos profesores y estudiantes los recortes son una represalia al posicionamiento de algunas universidades federales contra Bolsonaro durante la campaña presidencial del año pasado.
Para muchos profesores y estudiantes los recortes son una represalia al posicionamiento de algunas universidades federales contra Bolsonaro durante la campaña presidencial del año pasado.

Varios sindicatos de maestros y empleados de colegios y universidades se adhirieron a la jornada de protesta, que afectó a muchas universidades y escuelas donde no hubo actividades.

El anuncio de un recorte de 30% en el presupuesto discrecional de las universidades federales y el bloqueo de becas de investigación disparó los reclamos en todo el país.

Desde temprano, Brasilia, Belo Horizonte y Salvador eran escenario de protestas callejeras. Sao Paulo, Rio de Janeiro, Brasilia y otras ciudades tendrán movilizaciones en la tarde y la expectativa es que sea un reclamo masivo.

Poco después de anunciar los recortes, el ministro de Educación, Abraham Weintraub, dijo en una entrevista con el diario Estado de Sao Paulo que las universidades que promueven “alboroto” y “eventos ridículos” dentro de sus campus tendrían el presupuesto recortado.

En principio iban a ser solamente tres las universidades afectadas, pero la medida se extendió a todas las instituciones federales.

Para muchos profesores y estudiantes los recortes son una represalia al posicionamiento de algunas universidades federales contra Bolsonaro durante la campaña presidencial del año pasado.

“La universidad debe estar con dinero de sobra para hacer desorden y eventos ridículos”, dijo el ministro con ironía y cuestionó que las universidades sean frecuentadas por “gente desnuda” y militantes políticos.

Weintraub debe presentarse esta tarde en el Congreso tras haber sido convocado por los diputados de la oposición para explicar los recortes.

Tras la polémica que generaron esas declaraciones, el gobierno modificó el discurso y dijo que los recortes son apenas por cuestiones presupuestarias.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo la víspera que la economía brasileña está “en el fondo del pozo” y que habrá una revisión de la previsión de crecimiento para este año, por lo que podría haber nuevos recortes en el presupuesto nacional, aunque no aclaró en qué áreas.