Janet Yellen espera aval al impuesto mínimo global a multinacionales por parte del Congreso de EE. UU.

Se espera que los 136 países signatarios generen alrededor de $173.500 millones en ingresos adicionales gracias a este impuesto mínimo del 15%

La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, confia en que el Congreso apruebe el impuesto mínimo global de 15% a las multinacionales pactado en el acuerdo “histórico” alcanzado el viernes 8 de octubre entre 136 países en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), según manifestó este domingo 10 de octubre.

"Espero (...que este texto) sea adoptado y que podamos asegurar al mundo que Estados Unidos hará su parte", dijo Yellen a la cadena ABC.

Los parlamentos de cada país deben ahora ratificar el acuerdo global y adaptarlo a su propia legislación.

Se espera que los 136 países signatarios, que representan el 90% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, generen alrededor de $173.500 millones en ingresos adicionales gracias a este impuesto mínimo, que debería ser implementado globalmente desde 2023.

Sin embargo, quedan algunas interrogantes sin respuesta, comenzando por la capacidad del gobierno de Joe Biden de lograr que la reforma sea adoptada por el Senado y la Cámara de Representantes.

"Estoy convencida de que lo que tenemos que hacer para cumplir con el impuesto mínimo se incluirá en el proceso de reconciliación", dijo Janet Yellen, refiriéndose a una técnica parlamentaria que permite adoptar una legislación presupuestaria por mayoría simple.

Los demócratas quieren utilizarla para adoptar la gigantesca reforma social diseñada por Biden, de un monto inicialmente fijado en $3,5 billones, y que incluye aumentos de impuestos para las empresas más grandes y los estadounidenses más ricos.

El procedimiento de "reconciliación" permitiría a los demócratas, que ostentan una estrecha mayoría legislativa, prescindir de los votos de la oposición republicana.

Pero la mayoría es tan corta en el Senado que el partido oficialista tampoco puede darse el lujo de divisiones internas, las que aparecido con fuerza.

Dos senadores demócratas consideran demasiado elevado el monto de estos gastos, destinados a reformar en profundidad el tejido social estadounidense y luchar contra el cambio climático.

Los ingresos adicionales generados por el impuesto a las multinacionales deberían permitir financiar parcialmente este plan.

El gobierno de Biden tiene en carpeta otras modificaciones en el plano fiscal.

La tasa impositiva para los hogares con mayores ingresos pasaría de 37% a 39,6% y la de las empresas que obtienen más de $5 millones en beneficios anuales subiría de 21% a 26,5%.

Esta última había bajado de 35% al 21% durante la gran reforma fiscal del presidente republicano Donald Trump.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.