Por: Ligia Olvera.   19 septiembre

La confianza, es la esperanza firme de que algo suceda, de que la cosas funcionen de una forma determinada, o de que alguien actúe de una forma esperada. La seguridad determina el éxito y la sobrevivencia de los negocios hoy.

Carátula blog Reflexiones de Ligia Olvera
Carátula blog Reflexiones de Ligia Olvera

Tenemos algún grado de confianza en un doctor cuando lo consultamos, en un banco cuando depositamos nuestros ahorros, o en un gobierno, cuando votamos por él.

En el mundo de los negocios es importante que el líder se pregunte: ¿Cuánta confianza hay entre los ejecutivos? ¿Cómo se encuentran los niveles de confianza de los clientes hacia la empresa? ¿Cómo es la confianza entre los distintos departamentos?

Discutía con un líder lo fácil que es perder la confianza y lo complejo que es ganarla y mantenerla.

El primer nivel de confianza, coincidíamos mientras hablábamos sobre el tema, tenía que ver con el nivel de competencia demostrada para hacer frente a los retos o demandas diarias. A veces, hay personas que están menos calificadas para un puesto o puede ser también que los retos van creciendo, y las personas se van quedando rezagadas, poco a poco el nivel de confianza en ellas se va perdiendo.

Otro nivel de confianza, frente al que hay poca tolerancia por el nivel de enojo que genera, tiene que ver con la actitud, una persona puede tener la competencia, pero no la actitud para cumplir sus compromisos y eso puede socavar la confianza en él o en ella. Gente con una actitud diferente a la esperada (mala), puede sabotear su credibilidad, puede asilarse, finalmente puede ser expulsada del sistema.

Luego está el tema de los valores, la ética, honestidad e integridad. Hoy en día, es cada vez más difícil la permanencia en las organizaciones a lo largo del tiempo, si alguien está viviendo valores diferentes a los socialmente aceptados.

Está también, en términos de confianza, el tema de manejo de la información confidencial o privilegiada. La confidencialidad, el sigilo cuando es algo que se pacta, es clave para subsistir en el tiempo, en términos personales, profesionales y organizacionales.

A veces no entendemos por qué se ha perdido la confianza en nosotros, en nuestro equipo, o en nuestra empresa. Ir repasando los diferentes niveles de confianza permitirá hacer un análisis más ordenado de por dónde vendrá el problema de la falta de confianza y tal vez, iniciar por ahí, para tomar las medidas correctivas.

¿Qué tan confiable es usted?

Información sobre la autora en www.ligiaolvera.com