La ley de Murphy

Desconexión a TV por paga aumenta en Costa Rica

Los suscriptores de Internet y sin television por paga aumentaron, si comparamos datos de las estadísitcas que presentó Sutel

Ya lo habíamos notado el año anterior. Algún operador de televisión por cable e Internet lo reconoció. Y los últimos datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) lo confirman.

Los usuarios en Costa Rica están abandonando la aburrida, rutinaria y repetitiva televisión por paga o por suscripción para optar por suscribirse sólo a Internet y aprovechar los servicios de streaming o video bajo demanda (VoD) como Netflix, Disney+, Amazon Prime Video o HBO Max.

Veamos los datos.

Hasta el 2016 había 185.488 más suscriptores de televisión por paga que a Internet, de acuerdo al histórico de la Sutel. En el 2017 la diferencia empezó a caer. Dos años más tarde había más gente con solo el servicio de Internet.

En el 2019, cuando habían 904.714 suscriptores a Internet, ya se detectan 30.626 clientes que tenían Internet pero no el servicio de televisión, pese a que los operadores lo ofrecen bajo la modalidad de cable o de televisión por Internet (IPTV). Era el 3% de las conexiones a Internet.

Consideremos que, además, hay zonas donde no es posible tener Internet y también la única alternativa para televisión por paga es la satelital.

En el año de la pandemia, la tendencia de los llamados cord cutters se fortaleció.

Las estadísticas publicadas por Sutel este pasado 14 de julio indican que a diciembre de 2020 aumentó la conectividad a Internet fijo (total: 992.725 suscriptores en el país).

Lo segundo que vemos, relacionado con las suscripciones a los servicios, es que la cantidad de suscriptores con Internet y sin televisión por paga aumentó a 126.132. Es el 13% de las suscripciones a Internet.

Aquí el gráfico.

No solo las alternativas de streaming aumentaron en este periodo. La misma estrategia de las firmas internacionales de televisión es llevar a los usuarios a pagar sus aplicaciones a cambio de la opción de elegir el video que deseen, en el dispositivo que lo deseen, en el sitio que lo deseen y a la hora que puedan.

Un problema para las empresas de televisión por suscripción locales es que la grilla y la programación de los canales es determinada en los escritorios de los proveedores internacionales, que siguen con una estrategia de reforzar sus servicios streaming. Algo así como dispararse en el mismo zapato en un negocio para llevar a los clientes a otro.

Los mismos operadores lo obligan a uno, si se quiere ver unos canales más atractivos, a pagar paquetes con tarifas más altas, lo que llaman profundizar el consumo o algo así. Eso debería notarse en las estadísticas de consumo por usuario o ARPU. Tarea pendiente.

¿Cambiarán en algún momento de estrategias?

Por ahora, no se ve. Van con todo a llevar a las audiencias al streaming. El negocio está en brindar enlaces de Internet hoy, aunque como usuarios sabemos que no lo están haciendo del todo bien: servicios asimétricos en fibra óptica, sobresuscripción, falta de flexibilidad en le tráfico para responder a las horas de mayor demanda e inestabilidad de señales.

Esos son, entre otros, los factores propios de los operadores que afectan los servicios (pues hay factores que se les escapan, como infraestructura).

Del lado de los consumidores se confirma la preferencia a los servicios streaming o de VoD.

Un informe de Kantar Ibope Media, publicado en junio anterior, indica que el 85% de las personas en Costa Rica ve periódicamente televisión. La estadística sube al 95% cuando se le pregunta si ve tele en algún momento de la semana. Es decir, la pantalla de televisión es un electrodoméstico bien instalado en salas y cuartos de los hogares del país.

Hasta ahí, todo bien.

El desgloce de los resultados del estudio de Kantar empieza a dar novedades:

—Cinco de cada diez personas ven exclusivamente televisión lineal o tradicional.

—Cuatro de cada diez personas ven televisión lineal y también no lineal, que incluye los servicios streaming.

—Y ojo: el 6% de las personas ve exclusivamente streaming.

—Un 14% de las personas indican que utilizan seis horas o más para ver VoD o streaming. El informe no dice si es al día o a la semana ni si aumentó. Pero anotemos el dato.

¿Sería mayor la cantidad de personas sin televisión por paga si no tuvieran todavía canales para fútbol local?

Carlos Cordero Pérez

Carlos Cordero es periodista especializado en temas tecnológicos. Escribe para El Financiero y es autor del blog "La Ley de Murphy".