Por: Krisia Chacón Jiménez.   21 marzo
Marvin Flores es un trabajador de la aplicación QuickiWash, la cual funciona similar a Uber y que ofrece el servicio de lavado de vehículos a domicilio. (Foto: José Cordero).
Marvin Flores es un trabajador de la aplicación QuickiWash, la cual funciona similar a Uber y que ofrece el servicio de lavado de vehículos a domicilio. (Foto: José Cordero).

¿Necesita lavar su vehículo pero no tiene tiempo de ir a un lavacar? ¿Qué le parece si llega una persona directamente a donde usted se encuentra para ofrecerle este servicio?

Con este fin nació la aplicación Quickiwash, la cual funciona de forma muy similar a Uber.

Desde el celular, el cliente podrá elegir el tipo de lavado que le interesa para su vehículo, paga de forma electrónica y el washer –persona que lava el carro– llegará al sitio donde se le indique.

Estas personas no utilizan agua para el lavar el carro, y en su lugar aplican unas fórmulas de limpieza que encapsulan la suciedad y que luego es removida con toallas de tela.

El objetivo de Quickiwash es brindar un servicio amigable con el ambiente al tiempo que le facilitan a los clientes el lavado a domicilio.

Esta idea nació de los emprendedores Randall Retana y Andrey Ramírez.

Quickiwash comienza a operar a partir de este 25 de marzo en la zona central de Alajuela y Heredia, así como en Escazú, Rohrmoser y Sabana.

Heiner Brenes es un
Heiner Brenes es un "washer" de la aplicación. Los trabajadores se desplazan principalmente en motocicleta y bicicleta. Ellos llevan en sus espaldas un bolso en el que llevan los productos para hacer el lavado de vehículos a domicilio. (Foto: José Cordero).
Economía colaborativa

La idea de crear esta plataforma nació con Randall Retana. Este emprendedor visualizaba un servicio de lavado de carros ecológico y que funcionara bajo el modelo de economía colaborativa.

El principal inconveniente con el lavado a domicilio es el acceso al agua, y lo incomodo que puede ser cargar equipos con mangueras, además del desperdicio de agua que se puede generar.

La solución llegó cuando Retana conoció a Andrey Ramírez, quien es el propietario de las fórmulas de lavado sin agua NeoKlass.

Así se formó una alianza entre Quickiwash y NeoKlass.

Los productos son ecológicos y biodegradables, están certificados ante el Ministerio de Salud e inscritos en el Colegio de Químicos de Costa Rica.

Para utilizar Quickiwash, los usuarios tienen que crearse una cuenta en donde especifiquen sus datos personales como nombre, cuenta de correo electrónico e ingresar los datos de su tarjeta de crédito o débito.

Seguidamente eligen el servicio que desean: lavado del vehículo solamente por fuera, o bien, la limpieza completa por dentro y aspirado.

Por último, seleccionan la ubicación donde se encuentra el carro y efectúan el pago.

Los precios para un sedán van desde los ¢5.500 para un lavado solo por fuera y ¢6.000 el servicio completo.

En un vehículo 4x4 la tarifa es ¢6.000 por fuera y ¢7.000 también por dentro. Mientras que en una camioneta es de ¢6.500 y ¢7.500 dependiendo del tipo de lavado.

Cuando el servicio es aceptado por un washer, el cliente podrá ver en su teléfono el nombre de la persona que brindará el servicio de lavado, su fotografía y se le notificará cuando haya llegado al sitio acordado.

El tiempo que tarda el proceso de lavado es de 25 a 40 minutos según el tipo de vehículo y servicio que se brinde.

Al finalizar el proceso, al cliente le llegará una factura a su correo electrónico.

La aplicación funcionará en un horario de 7 a. m. a 7 p. m. toda la semana.

Quickiwash es otra solución que llega al mercado costarricense para las personas que están interesadas en trabajar por su propia cuenta.

Los interesados en convertirse en washer se pueden registrar en la página web de la aplicación. Allí se les solicitará que completen sus datos personales, presenten su identificación, hoja de delicuencia y en caso que trabajen con motocicleta o con carro, tendrán que mostrar su licencia de conducir y revisión técnica al día de Riteve.

El personal de Quickiwash revisa las solicitudes y a quienes son elegidos se les imparte una capacitación acerca de cómo utilizar los productos para el lavado sin agua.

En Quickiwash realizan lavado de vehículos sin agua y en su lugar utilizan fórmulas que encapsulan la suciedad y luego es retirada con paños de microfibra. (Foto: José Cordero).
En Quickiwash realizan lavado de vehículos sin agua y en su lugar utilizan fórmulas que encapsulan la suciedad y luego es retirada con paños de microfibra. (Foto: José Cordero).

“Los washers usan un bolso como el de UberEats, y ahí llevan los implementos para lavar el vehículo que son paños de microfibra, aspiradora portátil, cepillos, esponja y los productos. Ellos no requieren utilizar mangueras”, explicó Retana, socio mayoritario de la aplicación.

Actualmente la plataforma cuenta con 40 washers inscritos.

Los trabajadores de la aplicación tendrán que estar inscritos como trabajadores independientes ante la Dirección General de Tributación del Ministerio de Hacienda y también deberán cotizar para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La empresa le ofrece a los clientes una póliza para responder ante algún incidente con los vehículos de los usuarios de la aplicación.

“El lavado se hace con una técnica especial mediante la cual al rociar el producto sobre la lata del vehículo, la suciedad se encapsula y con pasar el paño de microfibra, el vehículo queda limpio”. Randall Retana, fundador de Quickiwash.

La compañía tiene como meta expandir este servicio en el país y para esto franquiciará su modelo de negocio.

El modelo de la uberización sigue impactando en Costa Rica y ahora llegó al servicio de lavado de vehículos.

¿Se atreve a utilizarlo?

Randall Retana es el socio mayoritario y fundador de la aplicación Quickiwash. (Foto: José Cordero).
Randall Retana es el socio mayoritario y fundador de la aplicación Quickiwash. (Foto: José Cordero).