Tecnología

Justicia europea anula una multa de €1.060 millones contra Intel

El proceso tiene ahora por delante un complejo camino de apelaciones que podría arrastrarse hasta una decisión final por una década más

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) anuló, este miércoles 26 de enero, una multa por €1.060 millones (unos $1.200 millones) que la Comisión Europea había aplicado al fabricante de microprocesadores estadounidense Intel por abuso de posición dominante.

En un caso que se arrastra desde 2009, el TGUE consideró en un comunicado que “el análisis realizado por la Comisión es incompleto” y no permite establecer que las prácticas de la empresa “puedan tener efecto anticompetitivo”.

En un comunicado, Intel saludó la decisión del Tribunal General "ya que siempre creímos que nuestras acciones (...) eran legales y no hacían daño a la competencia".

De acuerdo con la firma, "la industria de los semiconductores nunca ha sido más competitiva que en la actualidad, y esperamos mantener nuestras inversiones y seguir creciendo en Europa".

En tanto, la comisaria europea para la Competencia, Margrethe Vestager, informó que la Comisión Europea estudiaría "en detalle" la sentencia en busca de un balance "de las cosas que hemos ganado y las cosas que hemos perdido".

La Comisión había aplicado esa multa a Intel en 2009 por utilizar su posición dominante en el mercado europeo entre 2002 y 2007 para marginar a competidores mediante reducciones de precios "integral o parcialmente ocultas" acordadas a fabricantes de ordenadores.

Al ser anunciada, esa multa por €1.060 millones era la más elevada ya aplicada por órganos de la UE, aunque posteriormente resultó ampliamente superada por otras sanciones a gigantes tecnológicos.

Desde entonces, el caso ha recorrido penosamente todo el camino judicial europeo. El propio Tribunal General había respaldado esta multa en 2017, pero la máxima corte europea le exigió que revisara la decisión.

En el comunicado divulgado este miércoles, el TGUE señaló que "no se encuentra en posición de identificar el monto de la multa que se relaciona únicamente con las restricciones" señaladas en el proceso.

“Por esa causa, anula en su totalidad el artículo de la decisión (de la Comisión) que impone a Intel una multa de €1.060 millones”, indicó el Tribunal.

El proceso tiene ahora por delante un complejo camino de apelaciones que podría arrastrarse hasta una decisión final por una década más.

La multa más elevada aplicada hasta ahora por la justicia europea recayó en Google, que en 2018 recibió una sanción de €4.300 millones por abuso de posición dominante de su sistema operativo para teléfonos celulares Android. Esta decisión está pendiente de una apelación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.