Por: Krissia Chacón.  15 mayo

El futuro del trabajo y la revolución de las destrezas humanas no es siquiera comparable con lo que ocurrió en la segunda mitad del siglo XVIII con la Revolución Industrial.

Para los próximos años se espera un cambio total en la forma como se convive con la tecnología. No se tratará de una relación David contra Goliat, sino David con Goliat.

Las empresas más exitosas serán las que logren una colaboración entre su personal y la tecnología, la cual se traducirá en eficiencia y aprovechar el tiempo en tareas que generen valor.

El futuro del trabajo estará basado en el aprovechamiento de las habilidades humanas. Habrá una colaboración entre las máquinas y las personas.
El futuro del trabajo estará basado en el aprovechamiento de las habilidades humanas. Habrá una colaboración entre las máquinas y las personas.

El futuro del trabajo se vislumbra como un cambio tanto en la cultura organizacional como en la forma cotidiana de desempeñar las labores. El trabajo será la actividad en sí y no dependerá del espacio físico donde se lleva a cabo.

Las tendencias que llevarán a ese cambio de mentalidad son el trabajo colaborativo, la revolución de las habilidades humanas y la adopción de la Inteligencia Artificial, los robots y el Internet de las Cosas.

A ciencia cierta no se puede conocer cómo será el futuro, pero según estudios de firmas como Deloitte y ManpowerGroup, así como criterios de influenciadores tecnológicos, coinciden en que las industrias deberán caminar hacia un modelo que se enfoque en la creación de valor para los clientes, basado en nuevos flujos de datos, tecnologías y el talento humano.

¿Apocalipsis robótica?

El gran temor que se dispara al preguntar cuál será el futuro del trabajo es la pérdida de empleos por la automatización.

Existen quienes aseguran que habrá despidos masivos y que se acerca el "apocalipsis robótico". Hay otros más optimistas que esperan que con la adopción de tecnologías avanzadas se creen nuevos empleos en los que se aprovechen las capacidades humanas y se deje en manos de las máquinas las tareas repetitivas.

En el evento Dell Technologies World –que se llevó a cabo del 30 de abril al 2 de mayo anterior en Las Vegas, Estados Unidos–, el CEO de la firma, Michael Dell, aseguró que con la llegada de la era digital hay muchas oportunidades para las industrias y que de la mano de la tecnología se puede trabajar por un mundo mejor.

Las proyección de Dell es que en el 2030 comenzará la era de la "Sociedad Humano- Máquina", un tiempo que marcará el inicio de la colaboración entre las personas y las máquinas.

La tecnología no es buena o mala, todo depende de cómo se use.

Según Stephane Kasriel, CEO del portal de trabajo freelance Upwork y copresidente del Consejo sobre el futuro del trabajo, el género y la educación del Foro Económico Mundial, hasta el momento la automatización está creando más trabajos de los que está destruyendo .

"Depende de nosotros guiar la innovación de manera responsable. Esto significa abrir nuevas ventanas de oportunidades, no eliminarlas”, señaló Kasriel.

El estudio de Manpower "Revolución de Habilidades 2.0" publicado este año, mostró que en el futuro no habrá escasez de empleos, sino escasez de habilidades para cubrir los puestos de trabajo.

Las personas que puedan aprender y adaptarse continuamente serán los más beneficiados. Mientras que aquellos con habilidades comunes percibirán salarios estancados e inseguridad en su futuro laboral.

Tania Arita, gerente de ManpowerGroup para Centroamérica y el Caribe, afirmó que la figura de la secretaria prácticamente ha desaparecido y se transformó en asistente; años atrás un diseñador web era muy cotizado, pero ahora existen una infinidad de herramientas que hacen posible que muchas personas puedan hacer su propia página en Internet, actualmente se están posicionando mejor los community manager. Esto lo que demuestra es que siempre han habido cambios en el mundo del trabajo.

"Hoy los robots ejecutan tareas, no trabajos", aseveró Arita.

Las habilidades profesionales que serán indispensables en la nueva forma de trabajar son la comunicación, colaboración y creatividad, así como los rasgos exclusivamente humanos como la empatía, la construcción de relaciones, la capacidad cognitiva, la curiosidad y el deseo de aprender.

Las fortalezas humanas son habilidades que la tecnología aumentará y que reducirán la amenaza de reemplazo por parte de la automatización.

El 36% de los empleadores encuestados por ManpowerGroup dijo que la digitalización hará que aumente su planilla en el corto plazo; frente a un 17% que espera reducir su fuerza laboral como resultado de la automatización.

La visión de contratación o de reducción de la planilla depende en gran parte de las zonas geográficas donde se ubican las empresas, así como los rasgos de su población.

De los 42 países encuestados por ManpowerGroup, 34 tienen más compañías que esperan crecer en su fuerza laboral en lugar de reducirla.

Los empleadores en Latinoamérica son los más optimistas con respecto al impacto de la automatización en la contratación de empleados. Mientras que en Europa, los gerentes son más conservadores y esperan asignarle más tareas a las máquinas y así recortar plazas.

Las empresas más exitosas serán las que logren una colaboración entre su personal y la tecnología, la cual se traducirá en eficiencia y aprovechar el tiempo en tareas que generen valor.
Las empresas más exitosas serán las que logren una colaboración entre su personal y la tecnología, la cual se traducirá en eficiencia y aprovechar el tiempo en tareas que generen valor.
El trabajo no se limita a un espacio físico

Ante el crecimiento de la fuerza laboral joven y nativa digital, cada vez más se demanda de conectividad y un espacio de trabajo colaborativo en el cual no se necesite de una oficina ni de un horario establecido para determinar el nivel de éxito laboral.

El trabajo es la actividad que realiza la persona, mientras que el lugar de trabajo es solo la ubicación. Trabajar es la acción, señaló Jeff Clarke, vicepresidente de operaciones de Dell Technologies.

Las nuevas formas de trabajo colaborativo contemplan la movilidad, la conectividad y todo lo que tiene con ver las facilidades que se le brindan a los colaboradores.

Clarke señaló que el 82% de la nueva fuerza laboral afirma que las facilidades tecnológicas que brindan las empresas influyen en su elección de trabajo.

Las empresas deberán movilizarse en un ambiente de teletrabajo, donde la virtualización sea efectiva y se puedan acceder a las diferentes aplicaciones laborales desde cualquier dispositivo móvil.

Se espera que a medida que la tecnología una a la sociedad, y el teletrabajo se convierta en la norma, las personas vivirán en las ciudades que elijan, estas ofrecerán un ambiente atractivo para los colaboradores en entornos amigables con la tecnología.

“Vemos que a medida que la fuerza de trabajo evoluciona, finalmente debemos liberarnos de los hábitos de la era industrial para garantizar un futuro más productivo y equitativo”, aseguró Kasriel.

La movilidad del trabajo también incentiva a que más personas opten por el freelance.

Estimaciones del Foro Económico Mundial indican que la mayoría de la fuerza del trabajo será freelance para el 2027.

En Estados Unidos, el porcentaje de trabajadores independientes representa el 36% del músculo laboral, por lo que se espera que en un futuro cercano habrá una adopción a gran escala del freelance por parte de las empresas que buscan llenar vacíos de talento.

Un número creciente de plataformas como Upwork, TaskRabbit, Uber, Airbnb, están creando un nuevo tipo de mercado laboral que se genera en la red.

Los algoritmos son los nuevos jefes, ellos controlan la oferta y la demanda. Su rol es contactar a los clientes con los que ofrecen sus servicios bajo la economía colaborativa.

Deloitte afirma que esta ampliación del espectro del talento proporciona a los empleadores una oportunidad para utilizar una estrategia de múltiples canales con la fuerza laboral, que combina empleados tradicionales de tiempo completo, inversionistas, contratistas, trabajadores freelance y robots.

Abrace la tecnología que le dará frutos

Estas formas de trabajo colaborativo representan para los empleadores retos de seguridad de la información, de una robusta infraestructura tecnológica y de equipos que soporten el procesamiento de grandes cantidades de datos.

Según una encuesta reciente de Enterprise Strategy Group (ESG) en la que se consultó a 4.000 tomadores de decisiones de TI de todo el mundo, el 81% aceptó que si no adopta la transformación tecnológica, su organización ya no será competitiva en el mercado.

El motor de la economía digital serán los datos, y estos definirán la supervivencia de las compañías e incluso el éxito ante la competencia.

Las firmas que sobrevivirán al futuro son las que vean a la tecnología no simplemente como una forma de crear eficiencias y recortar costos, sino como una manera de generar un crecimiento exponencial en los mercados. Además que le sirva para redefinir sus mercados y utilizar los datos para crear nuevas industrias.

Según Deloitte, aprovechar una combinación de datos, tecnología y personas, permite a las organizaciones del futuro crear oportunidades en mercados sin explotar.

Entre las tecnologías que serán indispensables dentro de las organizaciones son servidores eficientes que sean capaces de procesar grandes cantidades de datos, paquetes de seguridad informática, multi-cloud (una combinación entre soluciones de nube pública y nube privada), redes de Internet de las Cosas, aplicaciones que trabajen con Inteligencia Artificial y soluciones de software eficientes.

"Las cargas de trabajo de aprendizaje automático requieren un alto rendimiento y una capacidad considerable para administrar y analizar rápidamente los datos estructurados y no estructurados para que luego ofrezcan resultados rápidos y coherentes que permitan obtener una ventaja competitiva", manifestó Clarke.

En el caso de los empleadores, la mejor forma de prepararse para los cambios que se avecinan en el mundo del trabajo es identificar las cadenas de valor más importantes para su negocio y luego invierta en transformar el trabajo en esas áreas específicas.

Considere las formas en las que su negocio puede comprometerse con la sociedad. Las generaciones más jóvenes generalmente esperan que las organizaciones tengan un rol positivo en el desarrollo de la sociedad.

Ahora desde el frente del colaborador, capacítese, manténgase a la vanguardia y fortalezca esas habilidades de resolución de conflictos, creatividad y pensamiento crítico. Evite las tareas repetitivas y que no generan mayor valor, pues estas son las que están al acecho de la automatización.