Por: Ana Yancy Flores.   21 marzo
En Traña Health se brindan diferentes clases grupales. Foto cortesía Traña Health
En Traña Health se brindan diferentes clases grupales. Foto cortesía Traña Health

Correr una maratón es el sueño de muchos. Para la atleta costarricense Gabriela Traña, ese sueño fue por muchos años un estilo de vida. Sin embargo, el anhelo de tener su propio negocio se convirtió en un nuevo camino a recorrer, y qué mejor manera de hacerlo que en un área que no le era completamente ajena: la deportiva.

Es así como como junto a su prima, Adriana Umaña Trigueros, abrió las puertas de Traña Health, un emprendimiento que tiene 2 años y 2 meses de haber iniciado labores en el país.

Se trata de un centro fitness ubicado en La Ceiba de Alajuela en donde se ofrece un acompañamiento integral que abarca entrenamiento físico, asesoría nutricional, psicología deportiva (motivación y rendimiento del atleta), a la vez que se ofrecen servicios de fisioterapia y terapia respiratoria, entre otros.

“La idea surge desde que mi prima, Adriana Umaña Trigueros, y yo estábamos en el inicio de la universidad. Aunque estudiamos carreras profesionales diferentes, siempre decíamos que cuando termináramos crearíamos nuestro propio negocio. Fue nuestro sueño desde estudiantes ser dueñas de una empresa”, explica Traña quien es también nutricionista y quien brinda este tipo de asesorías en el negocio.

Por su parte, Adriana Umaña es administradora de empresas, y quien está al frente de las finanzas de la empresa. Así que entre el tino para los número de la primera y el conocimiento deportivo de Gabriela conformaron un buen equipo.

Al principio, tenían una idea de negocios mucho más compleja; sin embargo, tras consejos de terceros, se dieron cuenta del potencial que podría tener el abrir un centro fitness respaldado por la imagen deportiva de la maratonista.

Fue así como pusieron manos a la obra. Con la ayuda del resto de la familia, el negocio echó a andar; una tía aportó el apoyo económico, una hermana de Gabriela se graduó como terapista física y unió al equipo, y primos y otras hermanas apoyaron en la labor de logística y limpieza del lugar.

Además, los amigos del ámbito deportivo de Traña pusieron al servicio su experiencia y conocimiento en la materia. “Diría que el concepto de negocio surge de nuestras experiencias personales,nuestras propias necesidades y la idea de transmitir lo que el deporte y la vida misma nos ha permitido disfrutar: calidad de vida”, explica.

Camino empinado

Tal y como le sucede a muchos emprendedores, Gabriela y Adriana, también han pasado momentos difíciles y se les han presentado innumerables retos. En un principio, tuvieron que reponerse de la frustración tras haber realizado durante seis meses una serie de trámites con una entidad financiera quien finalmente no otorgó el crédito para emprender.

Pese a ello, siguieron adelante, obtuvieron un financiamiento con otra entidad financiera y subieron al siguiente peldaño: poner a funcionar el negocio. Esto implicó contratar personal, negociar con proveedores, tratar con constructores durante la remodelación que se le hizo al gimnasio, así como manejo del público; todas áreas en las que ninguna de estas dos emprendedoras tenían experiencia previa.

“Creo que lo que más nos diferencia es la atención hacia nuestros clientes. Procuramos que sea lo más personalizada posible; porque todos tenemos necesidades diferentes. Entendemos que las personas deben lograr un objetivo, más allá de solo tener un cliente más”, explica Gabriela.

Recientemente, con el apoyo financiero de Fundecooperación, fundación que otorga créditos a emprendedoras, Traña Health sigue innovando. Recientemente abrieron una cafetería para sus clientes, la cual cuenta con la asesoría nutricional de la atleta.

En cuanto a metas a futuro están el efectuar mejoras en el equipo deportivo, en infraestructura y brindar una atención aún más integral. Traña Health está ubicado en La Ceiba de Alajuela, 1, 2 km al norte de Automercado.