Por: Silvia Brenes.   3 junio

Parece imposible, pero es totalmente posible. Así lo demostraron 132 estudiantes universitarios el pasado 23 de mayo, quienes participaron en la competencia 24 horas de Innovación en Costa Rica, una de las competencias más importantes a nivel mundial originaria de Francia.

Estos muchachos tienen mucho que enseñarnos a nivel empresarial, desde el punto de vista de las habilidades que tuvieron que poner en práctica en 24 horas. Repasemos algunas de las principales:

Trabajo en equipos multidisciplinarios: Cada equipo de seis personas, está conformado por estudiantes de diferentes carreras y universidades públicas de Costa Rica. Esto es parte de los requisitos de la competencia y además no se conocen entre ellos. Es decir, deben desarrollar una solución a un reto, tomando en cuenta distintos puntos de vista de compañeros que vienen conociendo.

Autoaprendizaje: Los estudiantes conocen el reto a resolver el día de la competencia y deben aprender y explorar sobre la situación planteada, para tener un contexto, pero además poder plantear una solución innovadora. Ellos mismos deben investigar, clarificar y decidir hacia dónde enfocarse.

Empatía: Deben entender las necesidades de su cliente –a quien le están resolviendo el problema–, entender que siente, ponerse en su lugar y vivir su experiencia para poder brindar una solución acorde con lo que necesita. La empatía es sin duda una de las habilidades claves para innovar.

Flexibilidad y Creatividad: Los estudiantes debían estar abiertos no solo a las propuestas de sus compañeros, sino también a las recomendaciones de mentores y coaches durante el proceso, lo cual podía hacer que tuvieran que replantear ideas.

Agilidad: Durante 24 horas debieron analizar, replantear, ejecutar y mostrar soluciones creativas, pero además debían hacer un video de 2 minutos para presentar su idea al jurado (video pitch) y que demostrara que su propuesta era la mejor.

Los retos que estos equipos debían resolver eran propuestos por empresas nacionales e internacionales, por lo que son necesidades reales. Sin embargo, en las empresas pareciera más difícil o a veces imposible lograr lo que ellos hicieron.

Sin duda tener retos emocionantes y poner en práctica estas habilidades generan motivación para lograr resultados en un período tan corto, como lo demanda hoy el mercado.

Preguntémonos cuáles aprendizajes podemos obtener de esta experiencia y llevar a la vida empresarial.