Por: María Esther Abissi.   20 marzo

La Tesorería Nacional rechazó $370 millones durante la ‘mega subasta’ de este miércoles, un monto que ofreció un inversionista por una parte de la emisión de bonos en dólares que vencen en el 2029.

La oferta se presentó en el mercado a una tasa de 10%, la más alta ofrecida en la sesión, sin embargo, Hacienda se negó a aceptarla, a pesar de sus necesidades de liquidez, enviando el mensaje al mercado de que esta vez ‘no pagaría caprichos’.

El mercado que compró hoy bonos tiene oportunidad de pagar hasta el próximo 25 de marzo. Foto: Rafael Pacheco
El mercado que compró hoy bonos tiene oportunidad de pagar hasta el próximo 25 de marzo. Foto: Rafael Pacheco

Según explicó Hernán Varela, gerente de Administración de Portafolios de Banco Lafise, entre esta semana y la que sigue se vencen varios bonos del Gobierno. De esta forma, se pensó que esta subasta sirviera para captar ese dinero líquido que quedaba en el mercado, es decir, renovar el dinero que se vencía.

El mercado que compró hoy bonos tiene oportunidad de pagar hasta el próximo 25 de marzo.

En la subasta se ofrecieron tres series, en tasa fija con vencimientos al 2024, 2026 y 2029. El que más se colocó fue el bono con vencimiento al 2024, evidenciando aun una preferencia de los inversionistas por el menor plazo.

En total la Tesorería captó $474 millones de $872 millones que le ofreció el mercado.

En cuanto a las tasas, los rendimientos asignados oscilaron entre 9% para el bono de menor plazo a 9,75% por el bono de mayor plazo.

Para el economista Vidal Villalobos, el comportamiento de esta subasta evidencia la intención de Hacienda de mantener controlado el costo de la deuda.

Según Varela, el hecho de que no se presionaran tanto las tasas en esta colocación ayuda al mercado secundario.

“Es probable que el dinero que hoy no pudo asignar el mercado en bonos de Hacienda vaya al mercado secundario a tratar de captarlo” explicó Varela.

Varela aseguró que esta fue una subasta exitosa por varias razones.

Primero, por el monto que se captó, que representa ‘casi la mitad de un eurobono’ es decir, se captó caso lo mismo que se capta por la mitad de una inversión internacional.

Además de esto, fue exitosa porque no se presionaron al alza las tasas de interés, sino que se colocó a rendimientos similares a los de mercado.

Según explicó Hacienda en un comunicado, las tasas de los bonos 2024 y 2026 fueron menores que las asignadas en anteriores subastas en dólares y en canjes de emisiones de la misma moneda.

Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, comunicó que estas colocaciones a cinco, siete y diez años, contribuyen a mejorar el perfil de la deuda del país, a la vez que permiten atender los vencimientos de los próximos meses y mejorar el flujo de caja de la Tesorería.

En cuanto al tipo de inversionista, se observaron pequeños compradores de $16.000 a $1 millón, especialmente para la emisión que vence en el 2024 y otras operaciones más grandes de $1,5 millones, que podrían ser de instituciones y fondos de inversión.