11 julio
In an image provided by Libra Association, the 27 partners that signed on for Facebook's Libra cryptocurrency project. Some of those partners are approaching Libra warily and signed non-binding agreements to join the effort partly because they knew they weren’t obliged to use or promote the digital token and could easily back out if they didn’t like where it was going. (Libra Association via The New York Times) -- NO SALES; FOR EDITORIAL USE ONLY WITH NYT STORY FACEBOOK CRYPTOCURRENCY BY NATHANIEL POPPER FOR JUNE 25, 2019. ALL OTHER USE PROHIBITED. --
In an image provided by Libra Association, the 27 partners that signed on for Facebook's Libra cryptocurrency project. Some of those partners are approaching Libra warily and signed non-binding agreements to join the effort partly because they knew they weren’t obliged to use or promote the digital token and could easily back out if they didn’t like where it was going. (Libra Association via The New York Times) -- NO SALES; FOR EDITORIAL USE ONLY WITH NYT STORY FACEBOOK CRYPTOCURRENCY BY NATHANIEL POPPER FOR JUNE 25, 2019. ALL OTHER USE PROHIBITED. --

San Francisco. Uno de los aspectos más promocionados de los ambiciosos planes de Facebook para su nueva criptomoneda, Libra, era que la empresa de redes sociales contaba con veintisiete socios listos para colaborar en el proyecto, incluidas empresas destacadas como Visa, Mastercard y Uber.

Sin embargo, algunos de ellos prefieren actuar con cautela en lo que se refiere a Libra. Suscribieron contratos para participar conforme a los cuales no asumen obligaciones jurídicas, en parte porque no querían que nada los obligara a utilizar ni promover la ficha digital, además de tener la opción de retirarse sin problemas si no les gustaba el rumbo que tomaba el proyecto, expresaron ejecutivos de siete de esas empresas, que compartieron sus reflexiones a condición de permanecer en el anonimato debido a que las negociaciones son delicadas.

Las dudas de los socios de Facebook se suman a una creciente lista de retos para Libra, la nueva ficha digital que los ejecutivos de Facebook esperan que llegue a convertirse en la base para un nuevo tipo de industria financiera en línea.

Las empresas no quieren asociarse muy de cerca con el proyecto Libra debido a los problemas que Facebook ha tenido con autoridades de todo el mundo, el dudoso historial de la empresa en materia de privacidad, la forma en que trata a sus socios corporativos y la legalidad dudosa de las criptomonedas.

En la mirilla

A pesar de que se anunció recientemente, el proyecto Libra ya captó la atención de Washington. La representante demócrata por California Maxine Waters, presidenta del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, programó de inmediato audiencias para evaluar a Libra e instruyó a Facebook que suspendiera el desarrollo del proyecto en tanto no responda preguntas importantes.

La audiencia ante la Cámara de Representantes se fijó para el 17 de julio. Se espera que el Senado celebre una audiencia sobre el mismo tema el día anterior.

Jerome H. Powell, presidente de la Reserva Federal, afirmó que el banco central observará con “mucho cuidado” a Libra, en vista de la escala que puede alcanzar. “Creo que nuestras expectativas desde el punto de vista de protección al consumidor, desde la perspectiva regulatoria, van a ser muy muy altas”, señaló Powell durante un evento del Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York.

Algunos reguladores europeos también han solicitado más información sobre el proyecto.

Facebook indicó que los veintisiete socios anunciados aportarán por lo menos $10 millones y formarán una asociación que se encargará de regir la criptomoneda Libra, cuyo lanzamiento se calcula para el próximo año.

No obstante, ninguna cantidad de dinero ha cambiado de manos todavía. Varios socios dijeron que esperarán para tomar la decisión de unirse a la asociación y efectuar el pago hasta que se sepa con más claridad cómo funcionará Libra, según ejecutivos de las siete empresas.

Una vocera de Facebook, Elka Looks, aseveró en una declaración que la empresa planea “sostener debates y diálogos constructivos con los socios fundadores, así como aceptar socios adicionales en los siguientes meses”.

“Sabemos que requerirá tiempo y no será fácil, pero juntos podremos convertir la misión de Libra en realidad”, subrayó Looks.

Un vocero de la Asociación Libra, Dante Disparte, dijo que desde el anuncio, la asociación ha recibido una multitud de expresiones de interés de varias empresas que quieren integrarse a sus filas. Enfatizó que lo más probable es que la asociación, que se encargará de administrar a Libra, tenga una lista de espera para quienes estén interesados en convertirse en los primeros cien socios con los que espera arrancar el próximo año.

Ayuda de los amigos

Facebook esperaba que sus socios le ayudaran a Libra a manejar algunas de las críticas y a distanciar un poco el proyecto del gigante de las redes sociales y sus problemas legales recientes. Por desgracia, incluso antes de que arranque el proyecto, los posibles socios tienen dudas.

Facebook se puso en contacto con varias empresas financieras grandes, como Goldman Sachs, JPMorgan Chase y Fidelity, para invitarlas a participar en el proyecto, según dos personas enteradas de las conversaciones. Las empresas financieras no quisieron participar, en parte debido a las interrogantes regulatorias que rodean a las criptomonedas, indicaron las mismas personas.

Los encargados de prensa de esos bancos se negaron a hacer comentarios. Una vocera de Fidelity comentó que la empresa seguiría monitoreando el proyecto.

Facebook logró convencer a dos grandes empresas de tarjetas de crédito, Visa y Mastercard, de convertirse en socios del proyecto. Con todo, Mastercard fue una de las últimas empresas en comprometerse, según documentos compartidos con otros socios que se describieron a The New York Times.

Si Libra tiene éxito en una de sus metas, reducir el costo que implica efectuar pagos digitales, podría representar un problema para socios como Mastercard, Visa, Stripe y PayPal. Pero los ejecutivos de las empresas de pagos dijeron que preferían participar en la creación de Libra a no tener nada que ver con el proyecto.

Socios como Uber o Spotify, que se beneficiarían si las comisiones de las tarjetas de crédito fueran más bajas, mostraron más entusiasmo.

La mayor empresa estadounidense de criptomonedas, Coinbase, formaba parte del grupo inicial de veintisiete socios de Libra. Sin embargo, cuando se anunció la sociedad internamente, varios empleados de Coinbase expresaron inquietudes por el hecho de que su empresa uniera fuerzas con un gigante como Facebook con una trayectoria dudosa en temas que son importantes para los partidarios de las criptomonedas, como la privacidad, según dos empleados de la compañía.

Una vocera de Coinbase se negó a hacer comentarios.

Joe Lallouz, director ejecutivo de Bison Trails, otra empresa de criptomonedas que se sumó como socio de Libra, dijo que también se mostró escéptico cuando Facebook habló con él.

“Mi primera reacción fue: ‘Pero si ustedes no tienen la mejor trayectoria en términos de privacidad de datos’”, comentó Lallouz tras el anuncio. “La reputación de Facebook en cuanto a la privacidad de datos e inspirar confianza va en contra de los valores del criptomundo”.

No obstante, Lallouz señaló que Facebook ha demostrado que en realidad le interesa proteger la privacidad de sus usuarios, algo evidente en su decisión de no tener demasiado control sobre el proyecto.

Los ejecutivos de Facebook afirmaron que el diseño de Libra se inspiró en la estructura descentralizada del bitcóin, ya que la asociación se encargará del gobierno del proyecto y Facebook solo tendrá un voto en ella, como el resto de los posibles cien socios.

“Desde un principio están renunciando al control y la participación mayoritaria en el proyecto, que no es cualquier cosa”, enfatizó Lallouz.